6º Congreso Euro-Americano REHABEND 2016, Burgos, España


20160525-rehabend inauguración

Imagen de la noticia procedente de Noticias de Burgos. Pincha para más información.

Parte del equipo que ha creado la herramienta PetroBIM se encuentra en el 6º Congreso Euro-Americano REHABEND 2016 en el que se analizan los avances de los últimos años en regeneración y rehabilitación. Es un foro técnico sobre “Patología de la Construcción, Tecnología de la Rehabilitación y Gestión del Patrimonio”, y en que era imprescindible presentar una herramienta tecnológica como PetroBIM.

Pincha aquí para ver el programa del evento.

PetroBIM es capaz de integrar online y de forma visual toda la información disponible de un bien cultural, haciendo que todo tipo de proyectos de restauración, estrategias de conservación preventiva, gestión y divulgación puedan convertirse en un modelo-maqueta virtual que permita navegar, desplazarse e interactuar con él, crear secciones virtuales, generar filtros para consultar gráficas, emitir búsquedas instantáneas de información, etc. Todo bajo un entorno gráfico intuitivo de gran potencia gestora.

Mediante su visor activo, PetroBIM hace posible la comunicación interactiva entre todos los profesionales implicados en la conservación del Patrimonio Histórico, que partiendo de un modelo virtual, permite reunir el conocimiento y la experiencia de todos ellos.

Por todo esto hemos sido partícipes de la ponencia “Desalination of Historical Buildngs and archaeological pieces by means of reducing bacteria” por Félix Javier Mateos Redondo, Araceli Rojo Álvarez, Luis Valdeón Menéndez, Javier Castro Barcena y Verónica Fernández Cuesta.

WhatsApp-Image-20160525

Ponencia de Felix en Rehabend 2016

Los promotores del 6º Congreso Euro-Americano REHABEND 2016 han señalado a los diferentes medios que se han hecho eco del evento, la importancia que actualmente tienen para la Construcción los temas de Patología, Tecnología de la Rehabilitación y Gestión del Patrimonio que se abordan en el mismo.

Otras noticias relacionadas con el evento:

La UBU, anfitriona del 6º Congreso Euro-Americano REHABEND 2016

http://bit.ly/elnortedecastilla20160523

6º Congreso Euro-Americano REHABEND 2016

http://bit.ly/noticiasburgos20160524

La UBU debate sobre regeneración en la edificación

http://bit.ly/tribunavalladolid20160525

Expertos de todo el mundo se reúnen en Burgos para hablar de regeneración urbana

http://bit.ly/burgosconecta20160525

La Junta aprobará la nueva estrategia de regeneración urbana antes de julio

http://bit.ly/burgosconecta20160524

Si quieres saber más sobre nuestra solución para la coordinación de planes directores de rehabilitación y conservación ponte en contacto con nosotros y podrás acceder a la demo para comprobar la herramienta.

Contacto PetroBIM – Herramienta para la gestión del estudio y conservación del Patrimonio Histórico y su difusión


«Bienvenidos a Palacio»: Patrimonio abre las puertas de 13 casas nobles de Madrid


Palacio del Marqués de Salamanca

La Comunidad hará 3.500 visitas a estas lujosos edificios hasta julio para dar a conocer su historia y arquitectura

Los años 60 y 70 del siglo pasado acabaron con buena parte del esplendor palaciego que iluminó paseos madrileños, como el de la Castellana. La piqueta, fiel aliada de la especulación urbanística, se llevó por delante una veintena de palacios que hoy harían las delicias de los amantes de la arquitectura. Sin embargo, la capital aún conserva buenos ejemplos de las adineradas residencias de banqueros y aristócratas, nobles y nuevos ricos que los siglos pasados transformaron parte de la ciudad en una postal idílica. Para conocer su historia y la importancia de los que aún quedan en pie, la Dirección General de Patrimonio Cultural presentó ayer la tercera edición de«Bienvenidos a Palacio». Una cita que abrirá progresivamente las puertas de 13 palacios únicos desde el 27 de febrero hasta el mes de julio.

Tras sus muros se celebraron las mejores fiestas de la época y en sus estancias durmieron buena parte de los protagonistas de los siglos pasados. En febrero y marzo abrirán sus puertas al público el palacio de Santoña, la que fuera residencia de José Canalejas y actual Cámara de Comercio de Madrid, en la calle de las Huertas. También el palacio Bauer, hoy sede de la Escuela Superior de Canto, adquirido en el siglo XIX por el banquero húngaro y otroraepicentro de las fiestas musicales más exclusivas. El de Buenavista, Cuartel General del Ejército, también estará abierto hasta abril. El soberbio edificio estuvo ligado a la Casa Real hasta 1816, año en el que paso a formar parte de los bienes del Ejército. Allí llegó a vivir Isabel de Farnesio, madre de Carlos III. Por él han pasado, entre otros, los generales Prim y Espartero, Miguel Primo de Rivera y Manuel Azaña.

En abril, será el turno del palacio de Zurbano, cuyas dependencias albergan el Ministerio de Fomento. Este edificio es uno de los ejemplos de los «hotelitos» que la aristocracia madrileña levantó en Chamberí a finales del siglo XIX. Allí nació la Reina Fabiola en 1928, fallecida en diciembre de 2014, que salió de esta casa en 1960 para casarse con el Rey Balduino de Bélgica.

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) también recibirá en abril a quienes deseen visitar el mejor ejemplo de modernismo en Madrid: el palacio de Longoria. El de la Infanta Isabel de Borbón, Cuartel General del Mando Aéreo General, será la tercera de las residencias que estarán abiertas ese mes. Tras la proclamación de Alfonso XIII en 1902, la reina madre y las infantas abandonaron el Palacio Real, instalando su residencia en este exclusivo edificio de Argüelles.

En el mes de mayo, la iniciativa llegará al Palacio de Fernán Núñez, perteneciente a la Fundación de Ferrocarriles Españoles. Es uno de los mejores conservados de la capital y aún conserva su fantástico salón de baile, escenario de muchas de las fiestas nobles de la época del Romanticismo.

El palacio de la Duquesa de Parcent, sede del Ministerio de Justicia, será otro de los edificios abiertos en mayo. Según los expertos, constituye uno de los ejemplos de palacete urbano con jardín trasero característico del siglo XVIII.

Solo 3.500 afortunados

En junio, el palacio de Amboage que ocupa la Embajada de Italia será el protagonista. Sus estancias fueron ayer las encargadas de presentar la tercera edición de esta idea. El acto contó con la directora general de Patrimonio Cultural, Paloma Sobrini, que explicó que la iniciativa ha sido un «éxito rotundo» en años anteriores. Esta vez, sólo 3.500 personas podrán disfrutar de ella.

Los palacios de Godoy y de Fontalba también abrirán sus puertas en junio. El primero es Bien de Interés Cultural desde 1962 y acoge el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. El segundo permanecerá abierto en julio y es la casa de la Fiscalía General del Estado.

El Palacio del Marqués de Salamanca –obra de Narciso Pascual y Colomer, arquitecto del Congreso de los Diputados– y el Palacio Marqués de Villafranca, rescatado tras ser un restaurante, cerrarán la edición en julio. Son las sedes de la Fundación BBVA y de la Real Academia de Ingeniería, respectivamente.

AUTOR: ADRIÁN DELGADO


NUEVAS TECNOLOGÍAS APLICADAS A LA ARQUEOLOGÍA


La realidad y la arqueología virtual

En pleno siglo XXI, hemos sustituido las técnicas pictóricas por la infografía, que no es sino la elaboración de imágenes mediante ordenador a través de la realidad virtual, que es, a su vez, la “representación de escenas o imágenes de objetos producidos por un sistema informático, que da la sensación de su existencia real” (Diccionario de la Real Academia Española). A esa sensación se la llama fotorrealismo. No son verdaderas fotografías, sino imágenes que se aproximan bastante a la realidad. Cuando se refiere a la arqueología la denominamos arqueología virtual.

Este concepto fue propuesto por el historiador Paul Reilly en 1990, describiéndolo como “el conjunto de técnicas informáticas que permiten la visualización 3D de la representación virtual y realista de los objetos y edificios antiguos, cuyos restos han desaparecido o están en un estado de preservación tan deficiente que hacen imposible su observación o muy difícil su interpretación”.

El principal objetivo de esta rama de la arqueología no es otro sino la restitución virtual del patrimonio cultural que nos legaron nuestros ancestros, el cual no sólo se refiere a los restos materiales sino también a aquellos otros aspectos como la relación del ser humano con su entorno mediante, por ejemplo, reconstrucciones del paisaje.

 

Si en el marco de la investigación, lo que se busca con la arqueología virtual es ayudar a la creación y demostración de las hipótesis arqueológicas que plantean los científicos; en el marco de la difusión aquélla sirve para facilitar la comprensión del yacimiento arqueológico siempre que el modelo digital o restitución virtual cuente con un alto matiz pedagógico, ya que tiene que estar adaptado a cualquier tipo de visitante. Ambos marcos unidos, el de la investigación y el de la difusión, posibilitan una mayor atracción del público hacia su historia y fomentan otros intereses y valores como el turismo arqueológico.

 

La arqueología virtual e Internet

Otro factor que conviene tener en consideración es la relación entre la arqueología virtual e Internet, el medio de difusión más usado en el mundo.

Uno de los problemas con los que cuenta la mayoría de los yacimientos arqueológicos es su bajo nivel de importancia en la sociedad, ya que los ciudadanos en muchas ocasiones no saben ni que existen.

Aunque algunos yacimientos, con el caso paradigmático de Atapuerca, conocido en todo el mundo no sólo por sus descubrimientos sino también por el aparato propagandístico que posee en la red, la mayoría, como por ejemplo, la cueva Boquete de Zafarraya en Málaga (uno de los últimos refugios del Homo neanderthalensis en el mundo) solamente es conocida por los prehistoriadores, aficionados y habitantes del entorno. Pues bien, una reconstrucción virtual de dicha cueva que se pudiera visionar por Internet al estilo de la francesa cueva de Lascaux, facilitaría en gran medida ese galardón de difusora al que la arqueología como ciencia está obligada y, por tanto, aumentaría el interés del público en general y su nivel de importancia en dicha sociedad.

El uso de la arqueología virtual está teniendo un gran éxito entre el público en general. Ya hemos descrito cómo la capacidad de presentar una restitución virtual de un yacimiento arqueológico facilita el entendimiento de éste añadiéndole atractivo. Estos dos aspectos son los que hacen que la sociedad alcance interés por su propio patrimonio puesto que difícilmente se puede conocer y proteger algo si se desconoce.

Algo habitual para la arqueología es lo excesivamente complicado que resulta para cualquier persona no especialista en la materia poder comprender un yacimiento viendo únicamente los restos encontrados, normalmente zócalos con poca potencia y cimentaciones de estructuras arquitectónicas. Para evitarlo, se solía recurrir a la reconstrucción física de una parte o de la totalidad del mismo provocando muchas veces daños irreparables. Por eso creo, al igual que otros muchos investigadores, quede haber algún tipo de restitución, ésta debería ser virtual.

La virtualidad posibilita la plasmación de las diferentes hipótesis en un modelo elaborado por ordenador garantizando la conservación de dicho patrimonio. Poseer una réplica digital de un yacimiento arqueológico facilita que en caso de destrucción o mala conservación sepamos cómo era. Además, cualquier modelo digital puede ser modificado constantemente sin perjuicio alguno.

No obstante, estos modelos tienen que tener un claro cariz epistemológico ya que uno de sus principales propósitos es la difusión y, por ende, hay que evitar cometer errores. Los arqueólogos tenemos el deber de hallar posibles incorrecciones, anacronismos, etc. en las restituciones que puedan llegar al público en general.

La restitución virtual arqueológica debe ser siempre complementaria al patrimonio arqueológico y en ningún caso, sustitutivo del mismo. Aunque podamos ver una réplica por Internet, por ejemplo de una cueva, nunca será lo mismo que visitarla físicamente pues no podremos ver o sentir el lugar donde está, las condiciones climáticas, etc.

El uso de las llamadas nuevas tecnologías aplicadas a la arqueología es útil y productivo siempre y cuando los objetivos se tengan claros. El arqueólogo debe saber para qué quiere emplearla, ya que se puede correr el riesgo de una utilización excesiva. Tenemos que entender estas herramientas al servicio de esta ciencia y nunca al revés y sobre todo, conocer los límites de la arqueología virtual y entender que no todo se puede hacer si no se tienen datos suficientes.

Son numerosos los trabajos y congresos celebrados relacionados con esta materia. Sin embargo, si miramos los autores de los mismos hay muy pocos arqueólogos. Muchos de ellos son ingenieros, arquitectos e incluso restauradores del arte. El motivo principal para la escasez de arqueólogos que trabajen en esta especialidad ha sido nuestra propia formación académica. ¿Cómo íbamos a usar estas tecnologías si ni si quiera sabíamos que existían? Este es un inconveniente que habría que subsanar mediante unos estudios donde las letras y las nuevas tecnologías coexistieran. Debido a este escollo, la creación de equipos multidisciplinares en este país se hace imprescindible si queremos llevar a cabo un proyecto de restitución virtual.

En un mundo globalizado, donde la información fluye de forma constante, esta tecnología, quizás, ya no debería de llevar el calificativo de nueva sino que tendría que estar inmersa en nuestra disciplina. De esta manera evitaríamos estar un paso por detrás con respecto a otras profesiones en la que las letras y la tecnología conviven.


5 razones para conservar el Patrimonio histórico


¿Por qué conservar el patrimonio histórico local? ¿Por qué esforzarse en conservar o proteger las ruinas, las casas viejas, las antiguas fábricas, o los lugares con historia? ¿Por qué hay que excavar una parcela o un solar del centro histórico? 

Releyendo algunos estudios sobre este asunto me parece importante recordar que nuestro patrimonio histórico está formado por un variopinto conjunto de bienes, objetos y tradiciones legados por la historia. Estos vestigios son capaces de transmitirnos, de forma duradera, mensajes y experiencias de enorme calado. Por eso, creo que merece la pena detenernos para razonar la conservación de nuestro patrimonio histórico. Y, por extensión, del patrimonio cultural. A escala local, en Elda, por supuesto, pero también con carácter general. No es por retórica. Simplemente, es un punto de partida.

Ahí van, esquemáticamente, cinco razones para conservar el Patrimonio Histórico. No están por orden de importancia: 1. El Patrimonio Histórico es un legado que permite establecer vínculos. 2. El Patrimonio Histórico es de todos, común, colectivo y propio. 3. El Patrimonio Histórico posee un importante valor de identidad. 4. El Patrimonio Histórico es limitado, no renovable, vulnerable y frágil. 5. El Patrimonio Histórico, además, es necesario, valioso y útil.

Comienzo por una razón que me parece básica, y en las próximas entradas al blog irán apareciendo las siguientes.

   1. El Patrimonio Histórico es un legado que permite establecer vínculos

En cualquier escenario, el patrimonio histórico es un legado que nos vincula con el pasado y lo actualiza, lo hace presente y tangible. No es pasado muerto, viejas ruinas, objetos polvorientos o vetustas fachadas: es historia materializada. De hecho, el origen latino del término, patrimonium (“lo que viene de los padres”), evoca el valor del patrimonio histórico comovínculo y herencia: lo que hemos heredado de nuestros antepasados, lo que viene del pasado y se transmite al futuro. Nuestro patrimonio, como memoria de experiencias pasadas, relaciona a diferentes generaciones, como hilo conductor entre los que estaban antes y los que vendrán después. De esas experiencias previas podemos aprender y mejorar. Y esta razón para conservar y proteger el patrimonio histórico como referente y realidad tiene un valor añadido en nuestra sociedad actual, que tiende a primar artificialmente lo nuevo, transformándolo en objeto de usar y tirar; una sociedad que fabrica y consume novedades a un ritmo trepidante, y que rápidamente convierte lo antiguo en viejo.

Escrito por Juan Carlos Márquez Villora


La innovación tecnológica como factor clave para la conservación del Patrimonio en riesgo. PetroBIM


Escudo de San Andres de Cornellana

 

Escudo de San Andres de Cornellana intervencion poligonal

 

Las actuaciones relevantes que se realizan sobre monumentos singulares no encuentran su reflejo en edificios menos conocidos pero no por ello carentes de valor, y esta desigualdad se incrementa con el paso del tiempo. PetroBIM tiene esta clara vocación. Las últimas tendencias en Restauración imponen la redacción de nuevos Planes Directores y Libros de mantenimiento de los monumentos prominentes donde la Tecnología ocupa un papel determinante que valoriza el proyecto. También con frecuencia se aprovechan sus obras de restauración para incorporar pasarelas y recorridos nunca antes accesibles al público.

El acceso turístico a las cubiertas de las catedrales, por ejemplo, supone un aporte extra de recursos que acarreará a su vez nuevas mejoras. La aplicación de sistemas integrados de monitorización específicos para el Patrimonio va a facilitar el mantenimiento, acceso turístico y control de la seguridad de forma remota. Esto conlleva la puesta en valor de bienes menos conocidos, ubicados en entornos aislados o de difícil acceso, y con riesgo de deterioro.


INAH apuesta a la tecnología para difundir patrimonio cultural de México


“Con el compromiso que el Instituto Nacional de Antropología e Historia expresa al convocar y organizar este Congreso, estoy seguro que el diálogo entre el patrimonio, la sociedad y el futuro está asegurado”.

 

Innovación es la palabra clave en el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), por lo que uno de sus compromisos prioritarios es robustecer el uso de la tecnología como un medio para difundir, promover y dar acceso al conocimiento a toda la sociedad, expresó a través de un comunicado César Moheno, secretario técnico de la institución.

Al inaugurar el “Primer Congreso Internacional Patrimonio cultural y las nuevas tecnologías: una visión contemporánea”, en el Museo Nacional de Antropología, Moheno dijo que en México, 46 millones de personas utilizan Internet, de ellas 62.6% tienen entre 12 y 34 años y son quienes más usan el servicio por lo que el INAH busca consolidar el uso de las nuevas tecnologías y las humanidades digitales para hacer más contemporánea nuestra visión sobre el patrimonio cultural.

Además se buscará difundir los estudios que se realizan en el Instituto, que este año ascienden a 2,064 proyectos de investigación, conservación y difusión del patrimonio arqueológico e histórico de México, 300% más que en 2015.
“Hemos de tener conciencia de que tal conocimiento, por más cuidado y acabado que sea, será siempre incompleto si no encuentra una mirada que lo complemente”, dijo el funcionario.

Moheno añadió que el INAH se coloca a la vanguardia en la investigación, conservación y difusión de los bienes paleontológicos, arqueológicos e históricos de México. Ejemplo de ello es el empleo de la nanotecnología para restaurar y conservar bienes culturales, del LIDAR para localizar y detectar vestigios arqueológicos, del barrido láser para la conservación del patrimonio monumental o la realidad aumentada en las investigaciones arqueológicas y la producción de vitrinas anóxicas en las exposiciones.

La política digital del INAH tiene como objetivo generar nuevas formas de vincular el patrimonio con los ciudadanos del siglo XXI; hacer pleno uso de las herramientas tecnológicas disponibles para conocer, conservar y difundir el patrimonio cultural de México; reconocer en el usuario contemporáneo las nuevas formas de apropiación de la cultura; dotar de infraestructura tecnológica al patrimonio cultural mexicano resguardado por el INAH y encabezar la reflexión sobre la aplicación de recursos tecnológicos en el patrimonio.

El secretario técnico detalló que este año se ha reforzado la infraestructura del INAH para el intercambio de conocimientos a través de la conexión con la Red Nacional para el Impulso de la Banda Ancha, mejor conocida como RED NIBA. Ya hacen uso de ella la Fototeca Nacional, la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía, la Escuela Nacional de Antropología e Historia y los museos Nacional de las Culturas y del Templo Mayor, entre otros.

Se creó el Comité de Políticas de Digitalización del INAH como el órgano colegiado para proponer, discutir, evaluar y supervisar la ejecución de programas, normas, estrategias y criterios para optimizar la organización, conservación y difusión de bienes digitalizados por el Instituto.

César Moheno dio a conocer que la Mediateca del INAH, que estará lista antes del primer semestre de 2015, será el portal de Internet donde el público podrá acceder a acervos que resguarda la institución: libros, fotografías, archivos sonoros, mapas y una enorme diversidad de objetos que estarán disponibles para uso y disfrute de los usuarios de la red en todo el mundo.

Destacó que el micrositio de la exposición Códices de México, memorias y saberes, que se exhibe actualmente en el Museo Nacional de Antropología, busca establecer un nuevo acercamiento con los usuarios, al incluir todos los materiales didácticos de la exposición y ampliar, de esta manera, la experiencia de los visitantes.

 

 


PetroBIM. La alternativa a la gestión del Patrimonio y a la promoción cultural Europea


Entrevista a Alberto Armisén, fundador de PetroBIM.

“Queremos que Asturias se ponga a la cabeza europea de la conservación del Patrimonio Histórico”

http://www.rtpa.es/ciencia:PetroBIM-desarrolla-una-herramienta-de-gestion-de-patrimonio-cultural-para-trabajar-desde-la-nube_111454844822.html

 

El consejero de Educación y Cultura, Genaro Alonso, ha anunciado recientemente la puesta en marcha de un Plan Integral de Gestión del Perrománico.

La empresa asturiana PetroBIM ha desarrollado una herramienta de gestión de patrimonio cultural que permite a los equipos implicados trabajar desde la nube.

PetroBIM es una plataforma colaborativa que permite a todos los que participan en un proyecto de restauración del patrimonio histórico compartir información a partir de un modelo en tres dimensiones.

Todo lo que necesitan los expertos, arquitectos, geólogos, restauradores o arqueólogos, está ahí. Su impulsor defiende que ahorra costes indirectos y mejora la gestión.

La plataforma permite instalar sensores en los edificios para seguir la evolución de alteraciones como humedades o grietas y recomendar intervenciones.

Han empezado con modelos del Prerrománico asturiano como Santa Cristina de Lena, Santa María del Naranco y varias capillas.

Para el empresario, Alberto Armisén, el anuncio de un Plan Integral de Gestión para el perrománico es positivo pero apunta a que sigue fallando la promoción cultural.

Su objetivo es que esta herramienta creada en Asturias ponga a España a la cabeza europea en la conservación del patrimonio cultural.


Tecnología 3D para salvar el patrimonio amenazado por el IS


  • Una iniciativa patrocinada por la UNESCO captará imágenes en alta resolución de cientos de monumentos de siete países de Oriente Próximo

  • Permitirá construir réplicas exactas de una pieza arqueológica en caso de ser destruida

 

Imagen de la ciudad siria de Maalula, Patrimonio de la Humanidad.

Los secuaces del califato han sembrado la destrucción allá donde han irrumpido. Decenas de estatuas, yacimientos arqueológicos de la Antigüedad, mezquitas, tumbas, monasterios e iglesias han perecido a golpe de excavadoras, pólvora o martillos en las zonas de Siria e Irak bajo su yugo.

Una legión de arqueólogos ha decidido sacudirse la amargura con la que la comunidad internacional se ha acostumbrado a recibir tragedias como la voladura hace seis días del templo de Baal Shaminen la villa de Palmira. En los próximos meses un proyecto auspiciado por la Unesco distribuirá 5.000 cámaras fotográficas 3D a lo largo y ancho de Oriente Próximo para levantar acta del patrimonio amenazado y nutrir con sus fotogramas una base de datos de código abierto accesible desde cualquier rincón del planeta.

“Es nuestra manera de luchar contra el IS (Estado Islámico, por sus siglas en inglés) y reconocer que la Historia de Oriente Próximo es también la de Occidente. Si uno observa los edificios clásicos de las grandes capitales europeas se da cuenta de que no son muy diferentes a los templos de Palmira. Fueron su fuente de inspiración”, explica a EL MUNDO Roger Michel, director del Instituto para la Arqueología Digital -participado por la Universidad estadounidense de Harvard- y adalid de esta singular iniciativa.

El plan, que ultima su lanzamiento, involucra además al Instituto neoyorquino para el Estudio del Mundo Antiguo y a la Universidad británica de Oxford. “La base de datos tendrá capacidad para almacenar hasta 50 millones de fotografías. El primer objetivo es capturar tantas imágenes como podamos para salvar la memoria de los objetos”, detalla Michel.


EL PATRIMONIO HISTÓRICO ES:


El Patrimonio Histórico Español es el principal testigo de la contribución histórica de los españoles a la civilización universal y de su capacidad creativa contemporánea. La protección y el enriquecimiento de los bienes que lo integran constituyen obligaciones fundamentales que vinculan a todos los poderes públicos, según el mandato que a los mismo dirige el artículo 46 de la norma constitucional.

Exigencias, que en el primer tercio del siglo constituyeron para el legislador un mandato similar, fueron ejemplarmente cumplidas por los protagonistas de nuestra mejor tradición intelectual, jurídica y democrática, como es buena muestra el positivo legado recibido de la Ley de 13 de mayo de 1933. Pese a este reconocimiento, lo cierto es que la recuperación por nuestro pueblo de su libertad determinó que, desde los primeros momentos en que tan feliz proceso histórico se consumó, se emprendiera la tarea de elaborar una nueva y más amplia respuesta legal a tales exigencias, un verdadero código de nuestro Patrimonio Histórico, en el que los proyectos de futuro se conformaran a partir de las experiencias acumuladas.

Su necesidad fue sentida, en primer término, a causa de la dispersión normativa que, a lo largo del medio siglo transcurrido desde la entrada en vigor de la venerable Ley, ha producido en nuestro ordenamiento jurídico multitud de fórmulas con que quisieron afrontarse situaciones concretas en aquel momento no previstas o inexistentes. Deriva asimismo esta obligación de la creciente preocupación sobre esta materia por parte de la comunidad internacional y de sus organismos representativos, la cual ha generado nuevos criterios para la protección y enriquecimiento de los bienes históricos y culturales, que se han traducido en Convenciones y Recomendaciones, que España ha suscrito y observa, pero a las que su legislación interna no se adaptaba. La revisión legal queda, por último, impuesta por una nueva distribución de competencias entre Estado y Comunidades Autónomas que, en relación a tales bienes, emana de la Constitución y de los Estatutos de Autonomía. La presente Ley es dictada, en consecuencia, en virtud de normas contenidas en los apartados 1 y 2 del artículo 149 de nuestra Constitución, que para el legislador y la Administración estatal suponen tanto un mandato como un título competencial.

Esta Ley consagra una nueva definición de Patrimonio Histórico y amplía notablemente su extensión. En ella quedan comprendidos los bienes muebles e inmuebles que los constituyen, el Patrimonio Arqueológico y el Etnográfico, los Museos, Archivos y Bibliotecas de titularidad estatal, así como el Patrimonio Documental y Bibliográfico. Busca, en suma, asegurar la protección y fomentar la cultura material debida a la acción del hombre en sentido amplio, y concibe aquélla como un conjunto de bienes que en sí mismos han de ser apreciados, sin establecer limitaciones derivadas de su propiedad, uso, antigüedad o valor económico.

Ello no supone que las medidas de protección y fomento se desplieguen de modo uniforme sobre la totalidad de los bienes que se consideran integrantes, en virtud de la Ley, de nuestro Patrimonio Histórico. La Ley establece distintos niveles de protección que se corresponden con diferentes categorías legales. La más genérica y que da nombre a la propia Ley es la de Patrimonio histórico Español, constituido éste por todos aquellos bienes de valor histórico, artístico, científico o técnico que conforman la aportación de España a la cultura universal. En torno a ese concepto se estructuran las medidas esenciales de la Ley y se precisan las técnicas de intervención que son competencia de la Administración del Estado, en particular, su defensa contra la exportación ilícita y su protección frente a la expoliación.

En el seno del Patrimonio Histórico Español, y al objeto de otorgar una mayor protección y tutela, adquiere un valor singular la categoría de Bienes de Interés Cultural, que se extiende a los muebles e inmuebles de aquel Patrimonio que, de forma más palmaria, requieran tal protección. Semejante categoría implica medidas asimismo singulares que la Ley establece según la naturaleza de los bienes sobre los cuales recae.

La Ley dispone también las fórmulas necesarias para que esa valoración sea posible, pues la defensa del Patrimonio Histórico de un pueblo no debe realizarse exclusivamente a través de normas que prohíban determinadas acciones o limiten ciertos usos, sino a partir de disposiciones que estimulen a su conservación y, en consecuencia, permitan su disfrute y faciliten su acrecentamiento.

Así, la Ley estipula un conjunto de medidas tributarias y fiscales y abre determinados cauces nuevos que colocan a España en un horizonte similar al que ahora se contempla en países próximos al nuestro por su historia y su cultura y, en consecuencia, por su acervo patrimonial. De esa forma se impulsa una política adecuada para gestionar con eficacia el Patrimonio Histórico Español. Una política que complemente la acción vigilante con el estímulo educativo, técnico y financiero, en el convencimiento de que el Patrimonio Histórico se acrecienta y se defiende mejor cuanto más lo estiman las personas que conviven con él, pero también cuantas más ayudas se establezcan para atenderlo, con las lógicas contraprestaciones hacia la sociedad cuando son los poderes públicos quienes facilitan aquéllas.

El Patrimonio Histórico Español es una riqueza colectiva que contiene las expresiones más dignas de aprecio en la aportación histórica de los españoles a la cultura universal. Su valor lo proporciona la estima que, como elemento de identidad cultural, merece a la sensibilidad de los ciudadanos, porque los bienes que lo integran se han convertido en patrimoniales debido exclusivamente a la acción social que cumplen, directamente derivada del aprecio con que los mismos ciudadanos los han ido revalorizando.

En consecuencia, y como objetivo último, la Ley no busca sino el acceso a los bienes que constituyen nuestro Patrimonio Histórico. Todas las medidas de protección y fomento que la Ley establece sólo cobran sentido si, al final, conducen a que un número cada vez mayor de ciudadanos pueda contemplar y disfrutar las obras que son herencia de la capacidad colectiva de un pueblo. Porque en un Estado democrático estos bienes deben estar adecuadamente puestos al servicio de la colectividad en el convencimiento de que con su disfrute se facilita el acceso a la cultura y que ésta, en definitiva, es camino seguro hacia la libertad de los pueblos.


Tecnología 3D para conservar el patrimonio arqueológico de México


“Muchas veces no podemos hacer algo y lo único que nos queda es utilizar la tecnología”. Y lo importante es que esa tecnología haga posible este universo accesible para todos y que en el futuro sirva como referencia para su posible restauración, mucho más precisa.

PetroBIM a través de Devon Haynes.

 

A partir de ahora, será posible conservar nuestro patrimonio cultural pese a factores erosivos como la meteorología, la acción del hombre o el paso del tiempo; será posible ir donde queramos y cuando queramos a través de la “memoria virtual”. La organización CyArk crea su propia biblioteca de arte virtual,  compuesta por más de 500 monumentos históricos, a través de tecnología 3D y fotografías de alta resolución. Las zonas arqueológicas de Teotihuacán, Chichén Itzá, Monte Albán y Xochicalco ya son parte de ese listado histórico.

Inmortalización y accesibilidad son los principales motivos por los que nace esta iniciativa. Devon Haynes, vocera de la organización que comenzó este proyecto en 2003, recalca que “es bueno guardar esta información para el futuro. Es necesario tener pruebas de que estos sitios existieron”.

De hecho, CyArk se adentra en este proyecto después de que los Budas de Bamiyan fueran destruidos por el régimen talibán en 2001, estatuas monumentales que habían sido talladas sobre la roca arenisca a los costados de un acantilado en el valle de Bamiyan en los siglos V y VI; y tras la devastación por un sismo de la ciudad iraní de Bam en 2003, que provocó la destrucción de más de 80 estructuras históricas.

“Pero algo también cierto es que la gente hoy puede aprender de estos sitios porque sería imposible acudir a cada uno de estos lugares”, destaca Devon Haynes. Son varios ya los proyectos que apuestan por la opción tecnológica, en tres dimensiones o fotográfica, de cara a una cultura universal y accesible:

Smithsonian es otra de estas organizaciones que ha confiado en la digitalización 3D para acercar el arte a todo el mundo. Ya se puede acceder a más de una veintena de los elementos que conforman esta colección en tres dimensiones en su Web Smithsonian X 3D, todavía en fase beta. El visitante puede rotar, girar el objeto, verlo en cortes, modificar y colorear la iluminación, hacer zoom y descargar los datos para imprimirlo en casa.

Google Art también da un paso adelante en el acceso universal al arte, con las más de 40.000 obras de arte de calidad fotográfica excepcional que desvelan detalles al usuario, imperceptibles al ojo humano, además de información relevante de la auditoría o la propia obra.

El listado completo con los 500 sitios aún no está bien delimitado. Sin embargo, ya se puede consultar un avance con 84 sitios en su biblioteca virtual, como los casos de Chichén Itzá y Monte Albán que ya se muestra la información completa. Teotihuacán y Xochicalco continúan en proceso de digitalización, al igual que el Partenón griego; la fortaleza peruana de Chankillo y el sitio Chavín de Huantar o la cordillera de Drakensberg, en Sudáfrica, que serán definitivamente depositados en 2014.