Castillo de Tarifa (o de Guzmán el Bueno). …con permiso de Reharq*


DESDE EL AÑO 960 d.C

La localización de la fortaleza junto con el estrecho de Gibraltar, en el lugar más meridional de la Península Ibérica, hizo que se le denominara ‘el último castillo de Europa’. De hecho, su estratégica ubicación le convirtió, durante siglos, en la puerta de entrada y salida del viejo continente. Su posición fuerte y estratégica en la orilla norte del estrecho de Gibraltar ha derivado en un continuo interés por mantener sus estructuras en buen estado de conservación.

castillo tarifa_guzman el bueno_patrimonio

El Castillo de Guzmán el Bueno fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1931, bien de interés cultural en 1985 y B.I.C. en la Categoría de Conjunto por encontrarse dentro del recinto Histórico de Tarifa en 2003.

Es la fortaleza de origen califal mejor conservada del al-Ándalus. Aunque se desconoce parte de la impronta que han dejado sus habitantes a lo largo de los siglos, a través de los estudios arqueológicos llevados a cabo recientemente previos a las nuevas intervenciones patrimoniales se han obtenido nuevos datos.

Se trata de una fortaleza medieval que se asienta, probablemente, sobre un primitivo núcleo romano. Gracias a la lápida inscrita situada en la parte superior de la puerta que mira a occidente, se sabe que el califa Abd al-Rahman III ordenó la construcción de un bury (castillo) en el mes de safar del año de la Hériga de 349, es decir, en abril del año 960. Por lo tanto, se trata de una obra omeya, cuyos lienzos están construidos a base de sillerías a soga con dobles y triples tizones.

El castillo de Guzmán el Bueno tiene cuatro frentes de murallas torreadas que forman un cuadrilátero irregular, con dos puertas y un postigo (puerta no principal).

castillo tarifa_torre del homenaje_guzman el bueno
Tras la reconquista de Sancho IV en 1292 se inició un proceso de adecuación al nuevo uso, con una zona residencial además de una serie de pabellones a modo de cuarteles (conservados hasta fechas recientes). Tiene dos patios de armas separados por una galería de dos plantas.
BATALLITAS.

Cuenta la leyenda, que a finales del s. XIII, tuvo lugar la heroica gesta de Guzmán el Bueno, que al no entregar la ciudad a los musulmanes tuvo que observar la muerte de su hijo desde el castillo. Además, cuentan que fue él mismo quien les brindó el cuchillo… ^__^

En el s. XIV se levantó la torre del Homenaje (que lleva su nombre), se trata de una torre albarrana (separada del castillo) y unida a él mediante una muralla –coracha- (elemento defensivo que también apareció en el post del Castillo de Buitrago de Lozoya). Su planta es octogonal y hasta el s. XIX alcanzaba los 20 m de altura pero en la actualidad está igualada a la de la muralla.

En el mismo recinto visitable del castillo (en la alcazaba) se encuentra la Iglesia de Santa María del s. XIII construida sobre una mezquita islámica, actualmente es un centro cultural y, gracias a su restauración, un ‘muestrario’ de cada una de sus etapas constructivas.

castillo tarifa_pabellones_patio de armas

 

DE USO DEFENSIVO A USO TURÍSTICO-CULTURAL.

El primer uso que ha tenido el castillo después de perder su finalidad castrense ha tenido que ver con la nueva titularidad municipal y está siendo utilizado como edificio de uso turístico y cultural.

Cuando yo lo visité, en el verano de 2013, había una exposición chulísima que estaba directamente relacionada con la fortaleza y que llevaba por título ‘Interior’ (algunas obras apostaban por el carácter defensivo, otras por el vínculo entre lo nuevo y lo viejo, otras sobre la valentía…). De hecho, creo recordar, que era el único espacio rehabilitado cerrado visitable.

cupula_restauracion_rehabilitacion_iglesia de santa maria_castillo tarifa

El Castillo de Guzmán el Bueno carece de proyecto de musealización alguno, las explicaciones están sobre unos ‘cutreatriles’ (eso donde aún había y el levante no se los había llevado)… Si bien es cierto que aún están en obras, la imagen que da es de descuidado y desatendido. Además, no pido que tengan el último grito en vídeo-guías pero ni tan siquiera un mísero folleto…

Qué importantísima es la fase de divulgación y explicación de nuestro patrimonio para llegar a la sociedad y qué poquito se esfuerzan algunos en potenciarla…

Por otro lado, una buena noticia. He leído en prensa que este pasado enero de 2014 se han licitado las obras para la restauración del Castillo, así como para el proyecto de un Centro de Interpretación que versará sobre la historia de Tarifa con especial atención a la del propio castillo. ¡Bravo!

Libe Fernández Torróntegui. Reharq*


PetroBIM y SKYLine establecen una alianza para facilitar el acceso a los BIC de una forma clara y visual. Tecnología de Vanguardia.


 

El Centro del Patrimonio Cultural, Patrimonio y Territorio, gracias al proyecto llevado a cabo por los equipos de Investigación de Terrain Technologies, Gea Asesoría Geológica y PetroBIM y de financiación Propia, están desarrollado un software especializado, capaz de construir en base a fotografías aéreas, nubes de puntos requeridas para el levantamiento y construcción 3D de áreas urbanas y rurales, así como edificaciones.

Este equipamiento viene a complementar los levantamientos del Escaner Láser 3D, consolidando esfuerzos para poner a disposición de las diferentes herramientas que utilizan ésta Tecnológía; así como de académicos y estudiantes de todas nuestras Universidades, herramientas de última tecnología para levantamientos digitales, abriendo nuevos espacios de investigación en la temática del patrimonio histórico y cultural.

 

 

 


Dejar “ver y hacer”, clave de la relación entre tecnología y patrimonio


Expertos en patrimonio cultural con “consciencia TIC” y proveedores tecnológicos con experiencia en patrimonio. La perspectiva de estos dos colectivos, y su relación, han sido analizadas en el estudio llevado a cabo por el proyecto eCultObservatory. Pese a la estereotipadaconfrontación entre industrias culturales y empresas tecnológicas, ambos grupos profesionales trabajan hoy por ofrecer al público un equilibrio entre el “estar viendo” y el “estar haciendo”, es decir, por incorporar la participación del visitante/usuario. Esto exige una ruptura con la tradición. Una tradición que, por el lado del patrimonio, dispone la pasividad del público como discurso predominante, y que, por el lado de la tecnología, presta más atención a la funcionalidad que a la narrativa.

Para el estudio se realizaron 46 entrevistas. La muestra, procedente de Europa, se reparte entre los países que figuran en los siguientes gráficos:

Muestra Stakeholders Patrimonio Cultural

encuestados_ecultobservatory_tenologia

Para enmarcar la situación actual, conviene saber que el 80% de los encuestados ha creado ya una web oficial, con calendarios de actividades, revistas online, videos y, en un mínimo porcentaje de casos, tiendas online. Cerca de la mitad de estos portales incluyen exhibiciones digitales, reproducciones virtuales o similares. La última tendencia, según EcultValue, es la innovación móvil. Aquí podemos añadir los datos de las últimas encuestas sobre apps en los museos de Iberoamérica y apps en los museos de Reino Unido: la tasa de implantación de estas herramientas es de un 7% y 50% un respectivamente. Todo ello frente a un mercado del ocio muy competitivo y una crisis de asistencia a los museos palpable.

Los expertos en patrimonio que aún no han iniciado ningún proyecto tecnológico novedoso, aunque prevén riesgos, son conscientes de la necesidad de las TIC. De mayor a menor, estos son los beneficios que ven en la tecnología: atraer a la audiencia, mejorar su comunicación, accesibilidad y publicidad, proveer servicios tanto para la audiencia como para su personal, mejorar la experiencia de usuario y, en último lugar, apoyar la preservación y el archivo de las colecciones. Los proveedores tecnológicos comparten mirada, pero advierten que, en ocasiones, las instituciones culturales no encuentra la forma de unir la tecnología disponible con sus necesidades particulares. En conclusión, la innovación TIC para el patrimonio cultural requiere un ejercicio conjunto de creatividad y de diálogo. Ambas partes, proveedores y clientes, debieran de dejar de “ver la paja en el ojo ajeno”.

EcultValue concluye a su vez que un alto porcentaje de stakeholders, especialmente los relacionados con las instituciones más tradicionales, no parecen estar convencidos del potencial de las TIC para aportar valor a las colecciones, presentarlas de una forma más innovadora, divertida y orientada al visitante. Esta especie de escepticismo se agrava con la renuncia de unos pocos a utilizar complejas tecnologías que pudieran no servir a sus necesidades. Reflejo de ello es el hecho de algunos proveedores vean incluso más obstáculos a la innovación en cultura que sus propios clientes, pues son conscientes de que no hay herramientas de “talla única” que encajen en todos.

Aunque la carencia de recursos parece ser el principal impedimento, ambos grupos proponen varias soluciones que pueden contribuir a una adopción tecnológica más económica y con mayor garantía de éxito. Una de ellas es tener un departamento TIC o “personal entrenado” dentro del museo o institución. Idealmente, esta persona debe tener background sobre la organización, sobre patrimonio cultural y cierta sensibilidad ante el contenido. En paralelo, algunos de los entrevistados proponen a este experto como mediador entre ambas partes, conscientes de que el problema, en un alto porcentaje de casos, es de comunicación. Seminarios, workshops y otros eventos son, además, una buena forma de diseminar el conocimiento e intercambiar experiencias con otros stakeholders, también para los desarrolladores.

Respecto a la preocupación de utilizar tecnologías inapropiadas que no cubran las necesidades de la institución, los entrevistados proponen diseños centrados en el destinatario final. Y he aquí la eterna cuestión:¿quién conoce mejor al público? No debemos olvidar que este “público” es a su vez visitante y usuario tecnológico, por lo que la definición certera sólo puede extraerse de la suma y confrontación de perspectivas.

Marta García-Muñoz


PetroBIM se integra en el International Institute for Conservation


Los tres MUAR

 

logo image

 

 

 

 

 

PetroBIM se integra en el Grupo Español de Conservación perteneciente al International Institute for Conservation of historic and artistic works con la finalidad de aportar la tecnología que desde hace décadas viene demandando el sector de recuperación de Patrimonio en la gestión de Proyectos y la sucesión de trabajos en la vida de los monumentos o bienes conservados.

Según su Fundador y promotor Alberto Armisén, éste es un paso muy importante para la Compañía ya que el GEC y sus integrantes en cada una de sus especialidades recorre gracias a PetroBIM todo el ciclo de vida de un proyecto sobre cualquier bien cultural y patrimonial y lo posiciona a un nivel de promoción y difusión como nunca antes se había podido realizar de manera tan sencilla.

“Ahora si se vé nuestro trabajo y la gente puede valorar el conocimiento técnico y el esfuerzo que supone llevar a cabo intervenciones y tratamientos que a veces nos convierten en verdaderos cirujanos del Patrimonio”.

Este paso y todos los que debemos dar en adelante han de poner de manifiesto que conservar cobra sentido, no sólo cuando se realizan los trabajos concienzudamente, sino cuando se divulgan y se ponen en conocimiento de todo el mundo.

Este paso que se ha dado espera ser vertebrador y dinamizador de los proyectos que se mueven en el seno del Grupo Español de Conservación.

Felices Vacaciones¡¡¡

 

 

 


VILLA ROMANA DE RUFIO (ITALIA)


La Villa romana de Rufio: un estudio en curso.

Villa romana de Rufio (Italia)

VILLA ROMANA DE RUFIO (ITALIA)

El proyecto plantea un modelo de análisis conjunto que combina, por un lado, una excavación arqueológica (la villa de Rufio) y su integración en las redes de comunicación y el territorio circundante (vía Flaminia) y, por otro, la comparación con otras realidades de poblamiento y desarrollo económico romano (como las de Hispania Citerior y la vía Augusta).
La virtualización se ha integrado en este proyecto aplicando fotogrametría digital para su documentación, la realización de recreaciones 3D para su difusión y comprensión, y la aplicación de estudios GIS para analizar la relación de la villa con el territorio.

Un equipo de la Universidad de Alicante, dirigido por el profesor Jaime Molina Vidal, cumplirá su quinta campaña de excavaciones en el corazón de Italia, en la provincia de la Umbría intentado desentrañar varias cuestiones que podrían explicar una de las claves sobre la economía romana durante los siglos I a.C. y I d.C. Las respuestas llevan enterradas más de 2000 años y este equipo multidicisplinar ha conseguido rescatar una enorme villa señorial que podría convertirse en un referente para todo aquel que trate iniciar una investigación sobre la explotación agrícola y su comercialización durante el principado de Augusto.
La villa se ubica en un punto clave de la Vía Flaminia, la calzada romana que unía Roma con el extremo oriental de la península itálica, concretamente con Rimini. La excavación de una amplia superficie, así como las sistemáticas prospecciones que se han llevado a cabo en su entorno, han permitido distinguir claramente la zona residencial (pars urbana) y la zona productiva (pars rustica). El paisaje resulta realmente esclarecedor para imaginarse cómo debía ser esta enorme villa y su entorno hace 2000 años puesto que la orografía permanece intacta, así como la producción de viña y olivo, un binomio fundamental durante toda la época romana.

Tal como señala el director del proyecto, Jaime Molina, nos encontramos ante un proyecto multidisciplinar que combina excavación arqueológica y estudio del territorio. Este estudio se nutre de información aportada por el uso de Sistemas de Información Geográfica, así como topografía digital, análisis de cartografía vía satélite, estudio que es coordinada por el profesor de Arqueología de la Universidad de Alicante Ignacio Grau. Se trataría de uno de los equipos de investigación más jóvenes de España que encabezan proyectos arqueológicos en el extranjero financiados por el Ministerio de Cultura de España.
 
 
 
La otra gran incógnita que planteaba esta gran villa, y que quedó contestada al poco tiempo de iniciar la excavación, fue averiguar quién era el propietario. Una inscripción hallada en el interior de un muro mostraba un nombre, Caius Iulius Rufioni, correspondiente a un personaje, que por suerte para los investigadores, estaba sobradamente registrado en las fuentes literarias. Suetonio lo menciona en varias ocasiones como uno de los personajes  de máxima confianza de Julio Cesar, que acompañó a este incluso en las campañas por Egipto. Esto nos bastará para hacernos una idea de la importancia del personaje así como la de sus pertenencias y propiedades.
Por tanto estaríamos ante una villa, con una superficie estimada de 8.000 metros cuadrados y otros tantos para su parte rústica, cuya construcción se inició a finales del siglo I a.C., y sus restos han dejado patente la suntuosidad del propietario. Habitaciones de múltiples tamaños pavimentadas con mosaicos, grandes paneles de pinturas con todo tipo de motivos, conjuntos marmóreos procedentes de todos los rincones del Imperio, fuentes monumentales, jardines y por supuesto un gran conjunto termal. Una enorme mansión para que su propietario, Cayo Julio Rufio, se sintiera como en la mismísima Roma cuando regresara de sus campañas militares, y a su vez en la anhelada campiña por todo romano bien acomodado.
Resulta realmente asombroso el estado de conservación que presentan los restos, a pesar de encontrarse en una zona cultivada hasta la actualidad, lo cual dificulta en algunos momentos la labor de los arqueólogos. A pesar de ello puede observarse como la edificación se hacía en terrazas, conservandose perfectamente los sistemas de calefacción, así como cloacas de gran tamaño, algo inusual para este tipo de construcciones. La presencia de los elementos decorativos, antes mencionados, nos está mostrando una imagen que no suele conservarse fuera de yacimientos excepcionales como Pompeya o Herculano.
Pero al margen de la gran importancia que tienen los restos por si solos las conclusiones que pueden llegar a extraer los investigadores tras el análisis de las estructuras halladas y del conjunto podrían convertir a la villa de Rufio en todo un paradigma para la arqueología y la Historia Antigua. Muy pocas veces confluyen estas dos vías, donde podemos maravillarnos con un complejo arqueológico de envergadura y a la vez obtener una lectura socio-económica que explique una parte fundamental de la Historia del Imperio romano.
Por supuesto, restos de tal calado son limpiados, restaurados y conservados para que un futuro no muy lejano sean puestos en valor. Restos como pinturas parietales, que aparecen perfectamente conservadas, son limpiadas para su estudio pero a la vez son consolidadas para que no sean dañadas tras su cubrición.
De modo que tenemos todos los ingredientes para que germine en la localidad italiana de Giano dell’Umbria un centro arqueológico de envergadura. El proyecto ha propiciado que el proyecto español, así como una Universidad española, esté en boca de las máximas instituciones arqueológicas europeas. Ha propiciado que los alumnos de la Universidad de Alicante puedan formarse en arqueología dentro de uno de los proyectos internacionales más importantes de los últimos años. Las próximas dos campañas podrían convertirse en claves para terminar de contestar una hipótesis de trabajo que tras dilucidarse sería de gran impacto en el estudio sobre villas romanas y economía en la antigüedad.
Pero todo esto podría verse truncado tras la lamentable noticia de la que ayer nos hicimos eco. Una inminente retirada de los fondos estatales a las misiones arqueológicas internacionales podría dejar en suspenso la continuidad de este proyecto. Y lo que aun sería peor, romper el compromiso adquirido por la dirección del proyecto con las instituciones italianas, dejando las puertas abiertas a que entrase otro equipo para que culminase el trabajo que tantos años, esfuerzo e inversión ha costado a nuestro país y nuestras instituciones. Gracias a la propia Universidad de Alicante, que se ha volcado en la continuidad del proyecto, este año se podrá llevar a cabo una campaña reducida que permitirá esclarecer dudas y cuestiones, pero queda en el aire el regreso a la Villa de Rufio para 2014.Imágenes cedidas por Jaime Molina Vidal, director del proyecto de Investigación


Monasterio de Sta. María la Real de Las Huelgas


  • Las Huelgas es el principal monasterio cisterciense femenino en España y cabeza de todos los que se implantaron en la corona de Castilla.

    Fue fundado por Alfonso VIII y la reina doña Leonor en 1187.

    “principal monasterio cisterciense femenino en España”

    La riqueza y privilegios concedidos a esta fundación regia se manifestaban en las prerrogativas de la abadesa, señora de muchos pueblos, y cuya elevada jerarquía se evidenciaba en un tocado especial parecido a una mitra; ésta y el báculo la asemejaban a un obispo femenino.

    Los reyes fundadores levantaron un monasterio con iglesia mudéjar, parcialmente conservada en la actual capilla de la Asunción, de estilo almohade, junto al cual contrasta el claustro románico (“las Claustrillas”), todo ello levantado antes de la muerte de Alfonso VIII en 1214.

    Ya en el primer tercio del siglo XIII se emprendió la construcción del monasterio gótico definitivo, en la sobria arquitectura característica de la orden cisterciense con gran iglesia, claustro y dependencias entorno a éste, entre las que destaca la sala capitular.

    Las Huelgas constituye el Panteón Real de los monarcas fundadores y de sus inmediatos descendientes durante el siglo XIII, de modo que en los sepulcros se han preservado hasta nuestros días preciosos textiles medievales que, exhumados y estudiados en el siglo XX, se exhiben en una instalación museística especial que ocupa la antigua cilla o granero monacal.


El teatro romano de Cádiz, el más antiguo de la Hispania romana


El Teatro Romano de Cádiz, mandado edificar por Lucio Cornelio Balbo el Menor, fue construido en el último tercio del siglo I antes de nuestra era. Desde su descubrimiento en 1980 las excavaciones han permitido recuperar parte importante del graderío (proedria, ima cavea y media cavea), así como de la orchestra y una galería anular de distribución con un recorrido de alrededor de 80 metros, una altura de 4,70 metros y tres metros de anchura.

A estos restos se añaden partes del edificio escénico que pueden observarse a través de pozos-sondeos realizados en el centro de interpretación. Es en este punto desde el que a partir de ahora puede accederse al resto del conjunto, que ha estado intervenido durante seis años y que ahora felizmente reabre al completo. Un teatro cuya fecha de construcción y sus 120 metros de diámetro lo convierten en el más antiguo y en el segundo en tamaño de la Península Ibérica, con una capacidad de más de 10.000 espectadores.

De esta manera, los visitantes ya pueden acceder directamente desde el centro de recepción al propio yacimiento arqueológico a través de un vomitorio —acceso original a la galería— existente bajo el nivel de suelo de la Posada del Mesón. Con esta actuación en el Teatro Romano de Cádiz se ha garantizado su estabilidad, mantenimiento y salvaguarda de sus valores, además de permitir su apertura al público para visitas, conforme a lo recogido en el artículo uno de la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía.

La Junta, que ha invertido más de tres millones de euros en el Teatro Romano, ha venido destacando el “enorme potencial turístico” de este enclave, para el que se han propuesto varias actuaciones en el marco de la Inversión Territorial Integrada (ITI) de Cádiz. Las obras previstas en este enclave para el próximo quinquenio son: consolidaciones estructurales, intervenciones de conservación y actuaciones arqueológicas en gradas, orquesta, caballeriza y resto de la posada.

El nuevo recorrido parte del Centro de Interpretación Theatrum Balbi, discurre a través de una escalera metálica hacia el acceso original por la galería que ha sido excavada bajo la Posada del Mesón y desemboca en la cavea o graderío, donde se han habilitado dos entarimados: uno que conduce a la zona alta del mismo y otro en una de las esquinas para tener perspectiva de todo el enclave.

De acceso gratuito, el horario de visitas es de 11:00 a 17:00 horas de lunes a sábado, y los domingos de 10:00 a 14:00 horas. El 1 de octubre comenzará el horario de invierno, que es de 10:00 a 16:30 horas de lunes a sábado y de 10:00 a 14:00 horas los domingos. Asimismo, permanecerá cerrado el primer lunes de cada mes y los días festivos que no coincidan en fin de semana.

 

Por Guillermo Caso de los Cobos


Fundación Repsol contribuye a la recuperación del patrimonio cultural en Puertollano


Javier Inclán, director del área Social e Institucional de Fundación Repsol, Mayte Fernández, Alcaldesa de Puertollano, Juan José Luque, director del Complejo Industrial de Repsol en Puertollano y el párroco de la responsable de la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción, durante la inauguración de los trabajos de restauración.

Fundación Repsol ha firmado un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Puertollano y la Parroquia de la Asunción con el fin de contribuir a las obras de restauración que se están realizando en la iglesia de la Asunción, monumento declarado Bien de Interés Cultural.

La Fundación ha aportado 87.000 euros para las obras de restauración, que han puesto en valor este edificio construido en el siglo XVI. Los trabajos se han centrado en las cubiertas y en la torre,  pero también se han llevado a cabo acciones  para recuperar la imagen de la cúpula, los relojes y las campanas.

Monumento declarado de Bien Interés Cultural

La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción fue construida en el siglo XVI. Su interior respeta la estructura original, con una gran nave de 50 metros de longitud, y varias capillas adosadas en los laterales. Su estilo es gótico decadente en el interior, y renacentista en su exterior, donde se aprecia la evolución de las formas renacentistas a las manieristas, apreciables en sus dos magníficas portadas. Una de ellas, la Portada del Sol (1574) es una de las cimas de la escultura renacentista en la región.

En 1993 esta iglesia fue declarada como Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento, por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

En 1990 el templo fue sometido a un proceso de restauración completo. Desde entonces, la cúpula de la torre ha sufrido un deterioro constante, llegando a producirse la caída de algunas tejas de pizarra que recubrían la bóveda, lo que amenazaba la seguridad de los viandantes.

Gracias a los trabajos de restauración, se ha aplicado un revestimiento de cobre a la cúpula, se ha acondicionado la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, se han recuperado el reloj y las campanas y se ha instalado un nuevo sistema de iluminación. Pero las obras no sólo han afectado a la parte visible, sino que además se han reforzado las vigas del interior de la bóveda y se han reparado todos los tejados del templo, mejorando la seguridad del mismo.

La Parroquia de la Asunción de Puertollano comenzó las obras de consolidación y recuperación de la cubierta este año, un proyecto al que se ha sumado Fundación Repsol como muestra de su compromiso con la recuperación del patrimonio cultural.

Fundación Repsol comprometida con la cultura

Fundación Repsol colabora con instituciones de referencia en el ámbito cultural en nuestro país con el objetivo de promover la creación y la difusión de la cultura. En este sentido, se apoya al Museo del Prado, el Centro de Arte Reina Sofía, el MACBA, la Biblioteca Nacional de España, el Instituto Cervantes o la Fundación Atapuerca, entre otras colaboraciones.

La cultura es parte de nuestra historia y nuestra riqueza, por ello, Fundación Repsol también trabaja en otros proyectos de conservación del patrimonio histórico, especialmente en ámbitos donde Repsol está presente. En este sentido participa en las labores de recuperación del Foro Romano en el Parque Arqueológico del Molinete en Cartagena o en la restauración del submarino Isaac Peral, que representó uno de los mayores avances técnicos en la época.

Fuente: Fundación Repsol


Cancho Roano: ¿palacio, santuario, centro comercial?


Si hacemos caso a la Wikipedia, Cancho Roano es un yacimiento arqueológico, el conjunto tartésico mejor conservado de la Península Ibérica. Desde el momento del descubrimiento del edificio mucho se ha escrito con respecto a la verdadera utilidad de Cancho Roano. ¿Se trata de un santuario o de un palacio? J. Maluquer veía en el edificio un palacio por su estructura y santuario por su función, algo que le llevó a acuñar el término de palacio-santuario asumiendo un modelo oriental importado por los comerciantes mediterráneos procedentes de alguna factoría costera del sur de la península Ibérica. De esta forma asumía la posibilidad de que algún reyezuelo local adoptara la tradición oriental de construirse una residencia que sirviera como tanto de centro de culto de una divinidad como de centro comercial. Con todo, en todos sus trabajos se refleja la idea del doble sentido del edificio, el religioso y el palaciego, estableciendo parecidos con él tanto en los templos de tipo migdal documentados en Meggido, Hazor o Sechem, como en los palacios o hilani de Siria. J. Maluquer mantuvo la idea de que la aparición de un monumento de estas características en el interior de la península Ibérica no se debió a la transmisión directa oriental hacia Occidente, sino que esta transmisión se produjo a través del mundo griego, llegando a establecer paralelos también con los edificios del barrio comercial de la colonia griega de Al Mina, donde los edificios cuentan con una planta en U muy similar a la planta de Cancho Roano. Esto, unido a la gran cantidad de fragmentos de cerámica ática encontrados en el edificio extremeño, acentuaron su idea de que fueron los griegos quienes, partiendo de un modelo semita, hicieron construir el santuario de Cancho Roano. Con todo, los hilani sirios nos quedan muy alejados en el tiempo del edificio de Cancho Roano, y las construcciones de Al Mina, más cercanas cronológicamente hablando, están muy lejos del significado social del monumento hispano.

Planta de Cancho Roano

Poco tiempo después del comienzo de las excavaciones en Cancho Roano (1978), A. Blanco Freijeiro consideró que el monumento era un altar para las cenizas, algo a lo que se unió J. M. Blázquez, defendiendo así la versión que hace de Cancho Roano un santuario. Básicamente esta teoría arranca tras el incendio que termina con la fase A del edificio, momento en el que, según estos dos autores, se convirtió en un altar de ceniza o de sangre, relacionándolo con lo que Estrabón nos cuenta en relación a los sacrificios a Ares referidos a los montañeses que habitaban en el norte de la península, algo que habría que considerar a la hora de establecer diferencias, puesto que Cancho Roano se aleja bastante de estos pueblos desde un punto de vista geográfico. Con todo, nos parece mucho más acertado pensar que las cenizas que cubrían el edificio no son sino los restos del incendio que terminó con éste tras su última fase, la A.

Con respecto a las funciones que el edificio ejercería como palacio, ya M. Almagro se encargó de establecerlas mediante un análisis de los objetos encontrados en todas y cada una de las salas el edificio. Esta idea se articuló en torno al reparto de funciones dentro del edificio, esto es, vivienda del reyezuelo, almacén de alimentos, lugar para actividades artesanales y control económico, y área sacra, funciones que se encontrarían bien determinadas según las distintas zonas, algo que sólo se explica por la finalidad concreta de las mismas. Los hallazgos arqueológicos encontrados en las diferentes estancias harían referencia a las actividades socioeconómicas del dueño: agricultura, almacén de alimentos, producción artesanal local, control económico, estatus de guerrero… faltando, según M. Almagro, la documentación que se referiría a las funciones religiosas del edificio. Este hecho fue el que propició la consideración del monumento como palacio, un palacio en el sentido de residencia dinástica con función pública, política y administrativa. Sin embargo, este autor también ha profundizado en el carácter religioso del edificio, llegando a definirlo como palacio sacro o santuario palaciego.

Como ya hemos mencionado, los mejores paralelos formales de Cancho Roano se han encontrado en los hilani sirios, de aspecto macizo y con un patio central de entrada abierto. Sin embargo hay una diferencia fundamental entre éstos y el monumento que nos ocupa: aquéllos no cuentan con ninguna habitación que se parezca a la habitación H-7, habitación de carácter marcadamente sacro y que parece ser desde la que se ordena todo el monumento.

Image17 Virtualización de ancho Roano en un Modelo 3D

Sin embargo, los parecidos que consideramos más acertados para Cancho Roano los encontramos en el Mediterráneo occidental, concretamente en Etruria, donde el santuario de Pyrgi, de influencia fenicia, presenta parecidos importantes con el monumento de Zalamea; lo mismo ocurre con el edificio portugués de Abul de origen fenicio. En ambos casos tenemos edificios de planta cuadrada de unos 23 m de lado, medidas idénticas a las de Cancho Roano. En el caso concreto del edificio de Abul, nos encontramos que también cuenta con una habitación central donde se erigió un altar cuadrangular donde se han hallado restos de ceniza. Sin embargo el edificio fue derribado en el siglo V a. C., pero parece que esta destrucción no tuvo carácter ritual puesto que los objetos de valor fueron retirados del edificio antes de la destrucción, no así en Cancho Roano, donde todos los enseres quedaron dentro del edificio de manera consciente, para que fueran destruidos junto con el monumento.

5377647d988cc77d7bfac999e5595d21b1d32e74

Por nuestra parte, hemos podido comprobar la importancia de la función religiosa dentro del edificio, puesto que todo el complejo monumental se organizaba en torno a una habitación principal que continuó ostentando su función religiosa a lo largo de las diferentes fases del edificio. De la misma manera, la existencia de diversas capillas rodeando el edificio principal usadas como depósitos de ofrendas parecen señalar muy bien el carácter de santuario que Cancho Roano desempeñaba. Sin embargo desde los primeros momentos tras su descubrimiento, el término dual de palacio-santuario sirvió para deshacer las contradicciones que el edificio planteó debido a su estructura palaciega y su funcionalidad templaria.

Con todo, tanto las versiones que hacen de Cancho Roano un palacio como las que lo convierten en un santuario, están de acuerdo en la función comercial que éste llegó a ejercer. Situado dentro de la periferia tartésica, el propio J. Maluquer lo relacionó con el comercio foceo a través de la ruta de los santuarios, partiendo del valle del Vinalopó hasta la Meseta de Albacete y desde Sierra Morena hasta el área extremeña. Esto ha sido aceptado por otros investigadores, aunque con matices, relacionándolo siempre con la minería existente en la zona occidental de la Meseta meridional. Pero la función comercial del edificio la estudiaremos en la siguiente entrega.

Vía| BLANCO FREIJEIRO, A. (1981) “Cancho Roano, un monumento protohistórico en los confines de Lusitania”, BRAH CLXXVIII; BLÁZQUEZ, J. M. (1983) Primitivas religiones ibéricas. T. II Religiones prerromanas; CELESTINO PÉREZ, S. El Palacio-Santuario de Cancho Roano; MALUQUER DE MOTES, J. (1981) El Santuario Protohistórico de Zalamea de la Serena, Badajoz


Realidad Aumentada. Un futuro Inmediato en Patrimonio


¿QUÉ ES LA REALIDAD AUMENTADA (RA)?

La virtualización del patrimonio es, seguramente, una de las expresiones más oídas en los últimos tiempos. Su potencial es enorme y cada día tenemos noticias sobre novedades al respecto. Existen incluso varias formas tecnológicas de aplicarla y, una de ellas, es la Realidad Aumentada (RA), de la que pretendemos hacer aquí un breve bosquejo.
Existe una definición más o menos aceptada que, más que decir lo que es, determina lo que la RA no es:

La realidad aumentada consiste en superponer contenidos virtuales a la realidad que nos rodea, a través de un dispositivo.

Es decir, vemos a la vez nuestro entorno real y el contenido digital. Mientras que en la Realidad Virtual te sumerges en un entorno completamente digital, cual videojuego, y puedes verla en tiempo real, in situ e interactuar con ella.

Restos arqueológicos_Virtualización de la Villa Romana del Albir en L'Alfas del Pi

Virtualización de la “Villa Romana del Albir” en L’Alfas del Pi, Alicante (2014). Imagen cedida por equipo patrimonio virtual de la Universidad de Alicante.

Con una definición tan ambigua, la gran pregunta es: vale, ¿pero para qué sirve?
La verdadera respuesta es —> para todo aquello que te atrevas a imaginar.

LA REALIDAD AUMENTADA Y SU USO EN PATRIMONIO.
Hoy en día, a través de la pantalla de tu dispositivo se pueden superponer fotos, vídeos, textos, audios, modelos 3D y animaciones. Su potencial es enorme y cada vez hay más gente interesada en explorarlo con fines educativos, sanitarios, publicitarios y, por supuesto, para patrimonio.
Eso sí, no es una funcionalidad más de tu dispositivo como la cámara de fotos. Hoy por hoy necesitas un software o una aplicación móvil para ver esos contenidos. Y además, tienes que “rastrearlos” (técnicamente, hacer tracking). ¿Cómo? Bien simplemente a través del GPS del móvil o tableta, o bien enfocando una imagen a través de la cámara o la webcam, dependiendo de cada caso.

Y ojo, porque en este caso, “imagen” es un concepto muy amplio que incluye marcadores, fotos, objetos 3D o, incluso, la cara de una persona, por poner un ejemplo.
Como toda tecnología, ha ido evolucionando. Algunas de las primeras aplicaciones que se le dieron con gran éxito fueron algo tan sencillo como ver, superpuestas al lugar actual, imágenes de grabados, fotografías o dibujos antiguos (ver imagen portada del post).

Sin embargo, como cualquier otra herramienta, ha de tener un sentido usarla, tiene que aportar algo distinto que marque la diferencia con el uso de otras modalidades (Realidad Virtual, Video mapping o la que sea) y, por supuesto, ofrecer contenidos de calidad.

Obviamente, un proyecto de Restauración/Rehabilitación/Conservación, está repleto de información que puede servir a este propósito: Estudio histórico, arqueológico, lectura de paramentos, recopilación de todo tipo de imágenes referidas (antiguas, modernas, de obra), levantamientos fotogramétricos, planimetrías e, incluso actualmente, recreaciones virtuales.
Para empezar, todo ello sirve, tal cual, al propósito de didáctica, difusión y puesta en valor que debe formar parte de los proyectos. Y ya se empiezan a ver afortunadas aplicaciones en el caso de adecuaciones para la puesta en valor de restos arqueológicos, por ejemplo.

Pero puestos a soñar en un futuro no tan lejano, con dispositivos y conexiones muy potentes, yo imagino complejas aplicaciones profesionales especializadas en las que sea posible visualizar el propio proyecto y hacer el seguimiento de la obra, e incluso gestionarla en tiempo real. Y, luego, aprovechar todo ese caudal de datos para que cualquiera pueda acceder a los que sean de su interés, que se puedan ver recreaciones históricas o que se integren en un videojuego.
Puede que la forma de poner todos estos contenidos en valor sea la realidad aumentada, o puede que lo sean otras tecnologías. Tal vez una combinación de todas ellas. Quién sabe. Después de todo, son sólo tecnologías al servicio de lo más importante: la información.

Gracias Reharq*