Proyecto de Acondicionamiento del Pozo de Nieve del Castillo de Buitrago de Lozoya


En un momento en que ya apenas tenía uso residencial el castillo-palacio de los Mendoza en Buitrago, poco a poco fueron utilizándose las estancias, en torno al patio de armas, para usos agropecuarios y de almacenamiento. Es a mediados del siglo XVII cuando en la esquina suroeste de las crujías de la antigua alcazaba y reutilizando un antiguo portillo de la muralla de la villa se excava en la roca viva un pozo para depositar la nieve que se bajaba de los neveros de las sierras cercanas.

El Pozo ha sido descubierto por las excavaciones arqueológicas realizadas durante las Obras de Consolidación y Restauración del Castillo de Buitrago de Lozoya (Madrid), realizadas por el Ministerio de Cultura en 2013.

Pozo de Nieve

Con la finalidad de poner en valor el descubrimiento del Pozo de Nieves y asegurar su integración dentro del conjunto del Castillo de Buitrago arqh, servicios y consultoria de patrimonio y arquitectura, ha identificado, junto con los técnicos de la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, tres objetivos principales para esta intervención:

  1.  Limpieza y consolidación del pozo y su inmediato alrededor para su garantizar su conservación.
  2. Adecuación de la puerta sobre el pozo como punto de evacuación para favorecer el uso seguro del conjunto del Castillo.
  3. Acondicionamiento para la visita pública (musealización) del pozo.

Junto con estas premisas la Memoria Valorada redactada hace hincapié en otros dos aspectos generales, que si bien son fundamentales para cualquier intervención dentro de un edificio declarado BIC, a mayor razón dentro del palimpsesto histórico que es el Castillo de Buitrago donde todavía quedan muchas incógnitas abiertas:

  • La importancia de los estudios históricos y arqueológicos  para aumentar el conocimiento sobre el Bien.
  • La necesidad de no condicionar los posibles trabajos posteriores o usos que el Castillo pueda tener en un futuro.

*Reharq


Biblioteca en Escuelas Pías, Lavapiés (Madrid)


BREVE HISTORIA DE LAS RUINAS DE LAS ESCUELAS PÍAS DE SAN FERNANDO…

En 1734 se fundaron estas Escuelas Pías (impulsadas por José de Calasanz en 1597 para dar una educación basada en la fe y las letras a los niños podres y abandonados -tal y como muestran las fotografías, aún se conserva el escudo de los escolapios-) en el solar que anteriormente había estado ocupado por el Hospital de los Aragoneses y la Ermita de Nuestra Señora del Pilar, llegando a tener en el año 1797 un total de 1568 alumnos.

En 1790 finalizaron las obras, con trazas neoclásicas, de la iglesia actual (hoy biblioteca).

A lo largo del siglo XIX se realizaron diferentes obras de ampliación de las instalaciones del Colegio.

En 1936 la Iglesia, el colegio y el convento fueron saqueados y derribados poco tiempo después. La parte semi-ruinosa suroeste fue el Cine Lavapiés desde 1950 a 1974. En 1979 el cine se convirtió en Teatro Lavapiés hasta 1984.
escuelas pias lavapies madrid_reharq_rehabilitación

REHABILITACIÓN, DE 2001 A 2004.

El proyecto de rehabilitación del aulario para la UNED (que ocupa el solar vacío -tras el derribo del Teatro Lavapiés-) y biblioteca (antigua iglesia) en las ruinas de las Escuelas Pías de San Fernando es obra de José Ignacio Linazasoro.
escuelas pias lavapies madrid_foto historica_fuente panel explicativo

escuelas pias lavapies madrid_plaza_linazasoro
Linazasoro ha sido recientemente proclamado ganador (y tan reciente, ayer se dictó el fallo del jurado) junto con Ricardo Sánchez del Concurso internacional de ideas sobre Sol. El título de la propuesta ‘El sol del membrillo’ ha hecho que recuerde uno de mis post ‘más sensibles’, aquél que dediqué al pintor Antonio López

escuelas pias lavapies madrid_reflejo2

Este proyecto de las Escuelas Pías – Lavapiés combina rehabilitación, restauración y nueva planta, pero da la sensación de ser un todo.
La iglesia, hoy biblioteca, se relaciona con el volumen del aulario, además de visualmente, con una escalera que discurre paralela a sus muros. Cuando entras, lo primero que percibes es que predomina la RUINA por encima de cualquier otro principio, después ya vas observando los materiales nuevos, la luz (su incidencia y sus matices…), la disposición de los puestos de lectura a lo largo de la antigua nave de la iglesia y bajo el espacio circular que delimitan los masivos muros de ladrillo de la antigua cúpula…

En alguna ocasión, he comentado que la rehabilitación en la mayoría de los casos es ‘cosa de detalles’, pero en este proyecto pasabas de estar a pequeña escala y apreciar la textura del material, a pasar a una escala urbana y ver cómo se relaciona la Biblioteca con el espacio público. Está todo tan fantásticamente bien resuelto, que normal que haya empezado este post confesando mi admiración.

Si el Cortijo del Fraile inspiró a Federico García Lorca para escribir Bodas de Sangre, este lugar mágico ¡no iba a ser menos! El escritor Luis Zueco utiliza la Biblioteca y el restaurante de la azotea (que yo lamento no haber tenido tiempo para visitar) como parte de la localización de su novela El Escalón 33.

Gracias a Pablo, he descubierto que también se rodó en estas Escuelas Pías un vídeo musical del grupo Decibelios en el que podéis ver el estado del edificio antes de la intervención (y ya de paso disfrutar del ‘encanto’ de los vídeos ochenteros).
‘Aquí cualquiera estudia’, dijo mi amiga Evapla nada más entrar para, después, acabar hablándome de Asplund y de Kahn… Lo bueno, siempre se manifiesta con una respuesta espontánea. Lo bueno es bueno si, además, tiene reminiscencias de otros grandes.

Gracias Libe y Reharq* por tu permiso


El Castillo (‘barco’) de Peñafiel, en Valladolid.


Valladolid-Peñafiel es un paseo en coche de escasos 45 minutos. No sé qué me gusta más, si perderme entre los muros centenarios de las fortalezas; o esa sensación de sorpresa-curiosidad que entra cuando vas conduciendo y el castillo aparece-desparece entre el paisaje. La estrechísima forma del Castillo de Peñafiel me divirtió, por lo que antes de subir a descubrirlo lo disfruté una y mil veces desde distintas perspectivas del pueblo.
Esta es mi favorita: desde la Plaza del Coso, espacio público de origen medieval creado, ya desde sus comienzos, para celebrar festejos taurinos.

castillo peñafiel

 
El Castillo de Peñafiel se ubica en lo alto de un espigón que separa los valles del Duero y del Duratón y que domina visualmente el acceso a los otros cinco, lo que le confiere un notable valor estratégico.

castillo de peñafiel_barco_sierra_cerro_panorámica

 El alargado cerro, unos 210 m. de largo por 20 m. de ancho, ha acogido de forma interrumpida desde la edad de Bronce, multitud de retazos de la historia. Las crónicas, refrendadas por los últimos trabajos arqueológicos nos hablan de dos momentos importantes en el devenir histórico de la fortaleza peñafielense.
A comienzos del siglo XIV don Juan Manuel (efectivamente, el de ‘el Conde Lucanor’) promueve la construcción de un ‘Castiello Mayor’, siguiendo un modelo de fortificación que también se puede ver en otros puntos de la Península (Villena, Alarcón, Cifuentes…). Y aunque fue arrasado casi en su totalidad hacia 1431, la arqueología ha permitido documentar la presencia de una gran fosa flanqueada por sendas torres circulares que dio paso a un Castillo. Entre 1456 y 1466 don Pedro de Girón (maestre de la orden de Calatrava -autoridad suprema de esta orden militar religiosa-) ordena levantar el Castillo que ha llegado hasta nuestros días.
Se trata de una fortaleza alargada para adecuarse al cerro (como también ocurría en el Castillo de Baños de la Encina -Jaén-) y dotada de dos patios entre los que se levanta una imponente Torre del Homenaje.
castillo de peñafiel_matacán_modillon_museo del vino
En su lado oriental se abre una única puerta de acceso flanqueada por sendos torreones circulares y coronada por un matacán (espacio que sobresale de las murallas, y desde donde se puede mirar y atacar al enemigo sin ser visto) del que solo quedan los modillones (ménsulas o canes sobre los que se apoyaban los matacanes) .
EL PATIO SUR.
 El patio más meridional es ocupado desde 1999 por el Museo Provincial del Vino. En sus orígenes, albergaba pabellones para soldados y caballerizas.

castillo peñafiel_patio de armas_museo provincial del vino_valladolid

castillo de peñafiel_torre del homenaje_vasallos_conde lucanor_don juan manuel

Esta segunda formación de murallas que delimita el recinto interior está constituida por 28 cubos almenados que se intercalan equidistantemente y definen una sucesión de cortinas también almenadas (que tienen pinta de ser ‘imitación a sillares’ hechas con argamasa y piedra; por más que he buscado, no he encontrado información relativa a las restauraciones que ha sufrido el Castillo…) y transitables en su cumbre a través de un adarve.
Dos de estos torreones fueron usados como mazmorras al más puro estilo ‘ahí te pudras’: ya que era donde arrojaban a los ‘malotes’, rompiéndoseles las piernas y/o sin opciones de escalar a la superficie en ninguno de los casos…

castillo peñafiel_patio sur_meridional_adarve_museo provincial vino

LA TORRE DEL HOMENAJE.
 La Torre del Homenaje de los castillos medievales, era el lugar donde se llevada a cabo el juramento del vasallaje -también llamado ‘homenaje’- que, básicamente, consistía en que el vasallo le prometiera fidelidad, apoyo político, y servicios militares a su Señor feudal; a cambio de control y jurisdicción sobre la tierra y la población de su feudo.
Además de que, evidentemente, por sus características constructivas es el lugar donde se protegían de posibles asedios.

castillo de peñafiel_torre del homenaje

La Torre del homenaje del Castillo de Peñafiel, al igual que el resto de la fortaleza está construida con piedra de Campaspero (cantera natural a 15 km de Peñafiel), alcanza los 34 metros de altura y alberga tres plantas abovedadas, en las que se distribuye el salón de nobles, cocina y tres dormitorios.

castillo de peñafiel_patio sur_patio norte_museo provincial del vino

EL PATIO NORTE.
 En sus inicios, fue utilizado como almacén y área de criados. En el lienzo vertical aún se pueden ver los mechinales (huecos dejados por la vigas al empotrarse en el muro) de sus primitivos forjados. Además, al final del patio, se encuentra el aljibe, que suministraba agua a todo el Castillo.

castillo de peñafiel_patio norte_almacén_patrimoniol

 ¿Conocías ya este Castillo… también te ha impresionado su forma de ‘barco’?
Gracias a Libe reharq*

La capilla del Sagrat Cor, una rehabilitación en 3D con PetroBIM


La capilla del Sagrat Cor de la Seu se encuentra en un estado «muy deteriorado, requiere una rehabilitación integral urgente». Por ello, el Cabildo de la Catedral encargó un proyecto a un equipo de especialistas en diferentes disciplinas para elaborar un documento que, ahora, se ha presentado al Consell para que la Comissió de Patrimoni Històric de su visto bueno. Como novedad, y por primera vez en la Seu, estos profesionales han elaborado sus estudios sobre un mismo programa informático «pionero» que permite ver todo el conjunto en 3D.

La capilla del Sagrat Cor, una rehabilitación en 3D

Este grupo de expertos ha estado formado por Guillermo Reynés, arquitecto director del proyecto, así como el equipo de su estudio, GRAS Arquitectos; la historiadora del arte Mercè Gambús; la arqueóloga e historiadora Elvira González, y Francisca Torres, arqueóloga; los restauradores Pere Terrasa y Carlos Sanz; el aparejador diocesano, Bartomeu Bennàssar, así como la asesoría geológica GEA.

El programa informático con el que se está gestando la rehabilitación permite que todos estos agentes puedan intervenir en un mismo documento en 3D para «trabajar de manera conjunta y conocer de primera mano todos los avances», explica Catalina Mas, conservadora de la Catedral.

La capilla, custodiada ahora por los andamios, es «una de las más afectadas por el paso y las inclemencias del tiempo», sobre todo dada su ubicación frente al mar, detalla Mas. De esta forma, «se arrastran problemas estructurales» que están relacionados, sobre todo, con desplomes que se producen desde las bóvedas. De hecho, desde que la fachada norte, donde encontramos la capilla, «se reforzó en el siglo XIX», no se ha llevado a cabo ninguna intervención destacable. Al mismo tiempo, un proyecto de rehabilitación de esta magnitud servirá de pauta para futuras restauraciones.

 


Castillo de Tarifa (o de Guzmán el Bueno). …con permiso de Reharq*


DESDE EL AÑO 960 d.C

La localización de la fortaleza junto con el estrecho de Gibraltar, en el lugar más meridional de la Península Ibérica, hizo que se le denominara ‘el último castillo de Europa’. De hecho, su estratégica ubicación le convirtió, durante siglos, en la puerta de entrada y salida del viejo continente. Su posición fuerte y estratégica en la orilla norte del estrecho de Gibraltar ha derivado en un continuo interés por mantener sus estructuras en buen estado de conservación.

castillo tarifa_guzman el bueno_patrimonio

El Castillo de Guzmán el Bueno fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1931, bien de interés cultural en 1985 y B.I.C. en la Categoría de Conjunto por encontrarse dentro del recinto Histórico de Tarifa en 2003.

Es la fortaleza de origen califal mejor conservada del al-Ándalus. Aunque se desconoce parte de la impronta que han dejado sus habitantes a lo largo de los siglos, a través de los estudios arqueológicos llevados a cabo recientemente previos a las nuevas intervenciones patrimoniales se han obtenido nuevos datos.

Se trata de una fortaleza medieval que se asienta, probablemente, sobre un primitivo núcleo romano. Gracias a la lápida inscrita situada en la parte superior de la puerta que mira a occidente, se sabe que el califa Abd al-Rahman III ordenó la construcción de un bury (castillo) en el mes de safar del año de la Hériga de 349, es decir, en abril del año 960. Por lo tanto, se trata de una obra omeya, cuyos lienzos están construidos a base de sillerías a soga con dobles y triples tizones.

El castillo de Guzmán el Bueno tiene cuatro frentes de murallas torreadas que forman un cuadrilátero irregular, con dos puertas y un postigo (puerta no principal).

castillo tarifa_torre del homenaje_guzman el bueno
Tras la reconquista de Sancho IV en 1292 se inició un proceso de adecuación al nuevo uso, con una zona residencial además de una serie de pabellones a modo de cuarteles (conservados hasta fechas recientes). Tiene dos patios de armas separados por una galería de dos plantas.
BATALLITAS.

Cuenta la leyenda, que a finales del s. XIII, tuvo lugar la heroica gesta de Guzmán el Bueno, que al no entregar la ciudad a los musulmanes tuvo que observar la muerte de su hijo desde el castillo. Además, cuentan que fue él mismo quien les brindó el cuchillo… ^__^

En el s. XIV se levantó la torre del Homenaje (que lleva su nombre), se trata de una torre albarrana (separada del castillo) y unida a él mediante una muralla –coracha- (elemento defensivo que también apareció en el post del Castillo de Buitrago de Lozoya). Su planta es octogonal y hasta el s. XIX alcanzaba los 20 m de altura pero en la actualidad está igualada a la de la muralla.

En el mismo recinto visitable del castillo (en la alcazaba) se encuentra la Iglesia de Santa María del s. XIII construida sobre una mezquita islámica, actualmente es un centro cultural y, gracias a su restauración, un ‘muestrario’ de cada una de sus etapas constructivas.

castillo tarifa_pabellones_patio de armas

 

DE USO DEFENSIVO A USO TURÍSTICO-CULTURAL.

El primer uso que ha tenido el castillo después de perder su finalidad castrense ha tenido que ver con la nueva titularidad municipal y está siendo utilizado como edificio de uso turístico y cultural.

Cuando yo lo visité, en el verano de 2013, había una exposición chulísima que estaba directamente relacionada con la fortaleza y que llevaba por título ‘Interior’ (algunas obras apostaban por el carácter defensivo, otras por el vínculo entre lo nuevo y lo viejo, otras sobre la valentía…). De hecho, creo recordar, que era el único espacio rehabilitado cerrado visitable.

cupula_restauracion_rehabilitacion_iglesia de santa maria_castillo tarifa

El Castillo de Guzmán el Bueno carece de proyecto de musealización alguno, las explicaciones están sobre unos ‘cutreatriles’ (eso donde aún había y el levante no se los había llevado)… Si bien es cierto que aún están en obras, la imagen que da es de descuidado y desatendido. Además, no pido que tengan el último grito en vídeo-guías pero ni tan siquiera un mísero folleto…

Qué importantísima es la fase de divulgación y explicación de nuestro patrimonio para llegar a la sociedad y qué poquito se esfuerzan algunos en potenciarla…

Por otro lado, una buena noticia. He leído en prensa que este pasado enero de 2014 se han licitado las obras para la restauración del Castillo, así como para el proyecto de un Centro de Interpretación que versará sobre la historia de Tarifa con especial atención a la del propio castillo. ¡Bravo!

Libe Fernández Torróntegui. Reharq*


PetroBIM y SKYLine establecen una alianza para facilitar el acceso a los BIC de una forma clara y visual. Tecnología de Vanguardia.


 

El Centro del Patrimonio Cultural, Patrimonio y Territorio, gracias al proyecto llevado a cabo por los equipos de Investigación de Terrain Technologies, Gea Asesoría Geológica y PetroBIM y de financiación Propia, están desarrollado un software especializado, capaz de construir en base a fotografías aéreas, nubes de puntos requeridas para el levantamiento y construcción 3D de áreas urbanas y rurales, así como edificaciones.

Este equipamiento viene a complementar los levantamientos del Escaner Láser 3D, consolidando esfuerzos para poner a disposición de las diferentes herramientas que utilizan ésta Tecnológía; así como de académicos y estudiantes de todas nuestras Universidades, herramientas de última tecnología para levantamientos digitales, abriendo nuevos espacios de investigación en la temática del patrimonio histórico y cultural.

 

 

 


Dejar “ver y hacer”, clave de la relación entre tecnología y patrimonio


Expertos en patrimonio cultural con “consciencia TIC” y proveedores tecnológicos con experiencia en patrimonio. La perspectiva de estos dos colectivos, y su relación, han sido analizadas en el estudio llevado a cabo por el proyecto eCultObservatory. Pese a la estereotipadaconfrontación entre industrias culturales y empresas tecnológicas, ambos grupos profesionales trabajan hoy por ofrecer al público un equilibrio entre el “estar viendo” y el “estar haciendo”, es decir, por incorporar la participación del visitante/usuario. Esto exige una ruptura con la tradición. Una tradición que, por el lado del patrimonio, dispone la pasividad del público como discurso predominante, y que, por el lado de la tecnología, presta más atención a la funcionalidad que a la narrativa.

Para el estudio se realizaron 46 entrevistas. La muestra, procedente de Europa, se reparte entre los países que figuran en los siguientes gráficos:

Muestra Stakeholders Patrimonio Cultural

encuestados_ecultobservatory_tenologia

Para enmarcar la situación actual, conviene saber que el 80% de los encuestados ha creado ya una web oficial, con calendarios de actividades, revistas online, videos y, en un mínimo porcentaje de casos, tiendas online. Cerca de la mitad de estos portales incluyen exhibiciones digitales, reproducciones virtuales o similares. La última tendencia, según EcultValue, es la innovación móvil. Aquí podemos añadir los datos de las últimas encuestas sobre apps en los museos de Iberoamérica y apps en los museos de Reino Unido: la tasa de implantación de estas herramientas es de un 7% y 50% un respectivamente. Todo ello frente a un mercado del ocio muy competitivo y una crisis de asistencia a los museos palpable.

Los expertos en patrimonio que aún no han iniciado ningún proyecto tecnológico novedoso, aunque prevén riesgos, son conscientes de la necesidad de las TIC. De mayor a menor, estos son los beneficios que ven en la tecnología: atraer a la audiencia, mejorar su comunicación, accesibilidad y publicidad, proveer servicios tanto para la audiencia como para su personal, mejorar la experiencia de usuario y, en último lugar, apoyar la preservación y el archivo de las colecciones. Los proveedores tecnológicos comparten mirada, pero advierten que, en ocasiones, las instituciones culturales no encuentra la forma de unir la tecnología disponible con sus necesidades particulares. En conclusión, la innovación TIC para el patrimonio cultural requiere un ejercicio conjunto de creatividad y de diálogo. Ambas partes, proveedores y clientes, debieran de dejar de “ver la paja en el ojo ajeno”.

EcultValue concluye a su vez que un alto porcentaje de stakeholders, especialmente los relacionados con las instituciones más tradicionales, no parecen estar convencidos del potencial de las TIC para aportar valor a las colecciones, presentarlas de una forma más innovadora, divertida y orientada al visitante. Esta especie de escepticismo se agrava con la renuncia de unos pocos a utilizar complejas tecnologías que pudieran no servir a sus necesidades. Reflejo de ello es el hecho de algunos proveedores vean incluso más obstáculos a la innovación en cultura que sus propios clientes, pues son conscientes de que no hay herramientas de “talla única” que encajen en todos.

Aunque la carencia de recursos parece ser el principal impedimento, ambos grupos proponen varias soluciones que pueden contribuir a una adopción tecnológica más económica y con mayor garantía de éxito. Una de ellas es tener un departamento TIC o “personal entrenado” dentro del museo o institución. Idealmente, esta persona debe tener background sobre la organización, sobre patrimonio cultural y cierta sensibilidad ante el contenido. En paralelo, algunos de los entrevistados proponen a este experto como mediador entre ambas partes, conscientes de que el problema, en un alto porcentaje de casos, es de comunicación. Seminarios, workshops y otros eventos son, además, una buena forma de diseminar el conocimiento e intercambiar experiencias con otros stakeholders, también para los desarrolladores.

Respecto a la preocupación de utilizar tecnologías inapropiadas que no cubran las necesidades de la institución, los entrevistados proponen diseños centrados en el destinatario final. Y he aquí la eterna cuestión:¿quién conoce mejor al público? No debemos olvidar que este “público” es a su vez visitante y usuario tecnológico, por lo que la definición certera sólo puede extraerse de la suma y confrontación de perspectivas.

Marta García-Muñoz


PetroBIM se integra en el International Institute for Conservation


Los tres MUAR

 

logo image

 

 

 

 

 

PetroBIM se integra en el Grupo Español de Conservación perteneciente al International Institute for Conservation of historic and artistic works con la finalidad de aportar la tecnología que desde hace décadas viene demandando el sector de recuperación de Patrimonio en la gestión de Proyectos y la sucesión de trabajos en la vida de los monumentos o bienes conservados.

Según su Fundador y promotor Alberto Armisén, éste es un paso muy importante para la Compañía ya que el GEC y sus integrantes en cada una de sus especialidades recorre gracias a PetroBIM todo el ciclo de vida de un proyecto sobre cualquier bien cultural y patrimonial y lo posiciona a un nivel de promoción y difusión como nunca antes se había podido realizar de manera tan sencilla.

“Ahora si se vé nuestro trabajo y la gente puede valorar el conocimiento técnico y el esfuerzo que supone llevar a cabo intervenciones y tratamientos que a veces nos convierten en verdaderos cirujanos del Patrimonio”.

Este paso y todos los que debemos dar en adelante han de poner de manifiesto que conservar cobra sentido, no sólo cuando se realizan los trabajos concienzudamente, sino cuando se divulgan y se ponen en conocimiento de todo el mundo.

Este paso que se ha dado espera ser vertebrador y dinamizador de los proyectos que se mueven en el seno del Grupo Español de Conservación.

Felices Vacaciones¡¡¡

 

 

 


VILLA ROMANA DE RUFIO (ITALIA)


La Villa romana de Rufio: un estudio en curso.

Villa romana de Rufio (Italia)

VILLA ROMANA DE RUFIO (ITALIA)

El proyecto plantea un modelo de análisis conjunto que combina, por un lado, una excavación arqueológica (la villa de Rufio) y su integración en las redes de comunicación y el territorio circundante (vía Flaminia) y, por otro, la comparación con otras realidades de poblamiento y desarrollo económico romano (como las de Hispania Citerior y la vía Augusta).
La virtualización se ha integrado en este proyecto aplicando fotogrametría digital para su documentación, la realización de recreaciones 3D para su difusión y comprensión, y la aplicación de estudios GIS para analizar la relación de la villa con el territorio.

Un equipo de la Universidad de Alicante, dirigido por el profesor Jaime Molina Vidal, cumplirá su quinta campaña de excavaciones en el corazón de Italia, en la provincia de la Umbría intentado desentrañar varias cuestiones que podrían explicar una de las claves sobre la economía romana durante los siglos I a.C. y I d.C. Las respuestas llevan enterradas más de 2000 años y este equipo multidicisplinar ha conseguido rescatar una enorme villa señorial que podría convertirse en un referente para todo aquel que trate iniciar una investigación sobre la explotación agrícola y su comercialización durante el principado de Augusto.
La villa se ubica en un punto clave de la Vía Flaminia, la calzada romana que unía Roma con el extremo oriental de la península itálica, concretamente con Rimini. La excavación de una amplia superficie, así como las sistemáticas prospecciones que se han llevado a cabo en su entorno, han permitido distinguir claramente la zona residencial (pars urbana) y la zona productiva (pars rustica). El paisaje resulta realmente esclarecedor para imaginarse cómo debía ser esta enorme villa y su entorno hace 2000 años puesto que la orografía permanece intacta, así como la producción de viña y olivo, un binomio fundamental durante toda la época romana.

Tal como señala el director del proyecto, Jaime Molina, nos encontramos ante un proyecto multidisciplinar que combina excavación arqueológica y estudio del territorio. Este estudio se nutre de información aportada por el uso de Sistemas de Información Geográfica, así como topografía digital, análisis de cartografía vía satélite, estudio que es coordinada por el profesor de Arqueología de la Universidad de Alicante Ignacio Grau. Se trataría de uno de los equipos de investigación más jóvenes de España que encabezan proyectos arqueológicos en el extranjero financiados por el Ministerio de Cultura de España.
 
 
 
La otra gran incógnita que planteaba esta gran villa, y que quedó contestada al poco tiempo de iniciar la excavación, fue averiguar quién era el propietario. Una inscripción hallada en el interior de un muro mostraba un nombre, Caius Iulius Rufioni, correspondiente a un personaje, que por suerte para los investigadores, estaba sobradamente registrado en las fuentes literarias. Suetonio lo menciona en varias ocasiones como uno de los personajes  de máxima confianza de Julio Cesar, que acompañó a este incluso en las campañas por Egipto. Esto nos bastará para hacernos una idea de la importancia del personaje así como la de sus pertenencias y propiedades.
Por tanto estaríamos ante una villa, con una superficie estimada de 8.000 metros cuadrados y otros tantos para su parte rústica, cuya construcción se inició a finales del siglo I a.C., y sus restos han dejado patente la suntuosidad del propietario. Habitaciones de múltiples tamaños pavimentadas con mosaicos, grandes paneles de pinturas con todo tipo de motivos, conjuntos marmóreos procedentes de todos los rincones del Imperio, fuentes monumentales, jardines y por supuesto un gran conjunto termal. Una enorme mansión para que su propietario, Cayo Julio Rufio, se sintiera como en la mismísima Roma cuando regresara de sus campañas militares, y a su vez en la anhelada campiña por todo romano bien acomodado.
Resulta realmente asombroso el estado de conservación que presentan los restos, a pesar de encontrarse en una zona cultivada hasta la actualidad, lo cual dificulta en algunos momentos la labor de los arqueólogos. A pesar de ello puede observarse como la edificación se hacía en terrazas, conservandose perfectamente los sistemas de calefacción, así como cloacas de gran tamaño, algo inusual para este tipo de construcciones. La presencia de los elementos decorativos, antes mencionados, nos está mostrando una imagen que no suele conservarse fuera de yacimientos excepcionales como Pompeya o Herculano.
Pero al margen de la gran importancia que tienen los restos por si solos las conclusiones que pueden llegar a extraer los investigadores tras el análisis de las estructuras halladas y del conjunto podrían convertir a la villa de Rufio en todo un paradigma para la arqueología y la Historia Antigua. Muy pocas veces confluyen estas dos vías, donde podemos maravillarnos con un complejo arqueológico de envergadura y a la vez obtener una lectura socio-económica que explique una parte fundamental de la Historia del Imperio romano.
Por supuesto, restos de tal calado son limpiados, restaurados y conservados para que un futuro no muy lejano sean puestos en valor. Restos como pinturas parietales, que aparecen perfectamente conservadas, son limpiadas para su estudio pero a la vez son consolidadas para que no sean dañadas tras su cubrición.
De modo que tenemos todos los ingredientes para que germine en la localidad italiana de Giano dell’Umbria un centro arqueológico de envergadura. El proyecto ha propiciado que el proyecto español, así como una Universidad española, esté en boca de las máximas instituciones arqueológicas europeas. Ha propiciado que los alumnos de la Universidad de Alicante puedan formarse en arqueología dentro de uno de los proyectos internacionales más importantes de los últimos años. Las próximas dos campañas podrían convertirse en claves para terminar de contestar una hipótesis de trabajo que tras dilucidarse sería de gran impacto en el estudio sobre villas romanas y economía en la antigüedad.
Pero todo esto podría verse truncado tras la lamentable noticia de la que ayer nos hicimos eco. Una inminente retirada de los fondos estatales a las misiones arqueológicas internacionales podría dejar en suspenso la continuidad de este proyecto. Y lo que aun sería peor, romper el compromiso adquirido por la dirección del proyecto con las instituciones italianas, dejando las puertas abiertas a que entrase otro equipo para que culminase el trabajo que tantos años, esfuerzo e inversión ha costado a nuestro país y nuestras instituciones. Gracias a la propia Universidad de Alicante, que se ha volcado en la continuidad del proyecto, este año se podrá llevar a cabo una campaña reducida que permitirá esclarecer dudas y cuestiones, pero queda en el aire el regreso a la Villa de Rufio para 2014.Imágenes cedidas por Jaime Molina Vidal, director del proyecto de Investigación


Monasterio de Sta. María la Real de Las Huelgas


  • Las Huelgas es el principal monasterio cisterciense femenino en España y cabeza de todos los que se implantaron en la corona de Castilla.

    Fue fundado por Alfonso VIII y la reina doña Leonor en 1187.

    “principal monasterio cisterciense femenino en España”

    La riqueza y privilegios concedidos a esta fundación regia se manifestaban en las prerrogativas de la abadesa, señora de muchos pueblos, y cuya elevada jerarquía se evidenciaba en un tocado especial parecido a una mitra; ésta y el báculo la asemejaban a un obispo femenino.

    Los reyes fundadores levantaron un monasterio con iglesia mudéjar, parcialmente conservada en la actual capilla de la Asunción, de estilo almohade, junto al cual contrasta el claustro románico (“las Claustrillas”), todo ello levantado antes de la muerte de Alfonso VIII en 1214.

    Ya en el primer tercio del siglo XIII se emprendió la construcción del monasterio gótico definitivo, en la sobria arquitectura característica de la orden cisterciense con gran iglesia, claustro y dependencias entorno a éste, entre las que destaca la sala capitular.

    Las Huelgas constituye el Panteón Real de los monarcas fundadores y de sus inmediatos descendientes durante el siglo XIII, de modo que en los sepulcros se han preservado hasta nuestros días preciosos textiles medievales que, exhumados y estudiados en el siglo XX, se exhiben en una instalación museística especial que ocupa la antigua cilla o granero monacal.