La Unesco dice sí a Medina Azahara como Patrimonio de la Humanidad, la cuarta declaración de Córdoba


La Unesco nombrará en su cumbre de Baréin a Medina Azahara como un lugar Patrimonio de la Humanidad. Los documentos de los expertos que asesoran a la agencia recomiendan, según ha podido comprobar ABC, la inscripción del yacimiento arqueológico aunque modificando el nombre de la candidatura para preservar su origen histórico: Ciudad Califal de Madinat al Zahra. El documento completo con la propuesta que se llevará a la reunión de junio, en la que España participa como miembro del comité, puede leerse en inglés y francés.

Los expertos de la Unesco retratan la relevancia del yacimiento y su autentidad por una razón: al haber estado enterrado cientos de años ha quedado preservada la originalidad de sus materiales. Las reconstrucciones realizadas, afirman, deja claramente asegurado qué es moderno y qué es histórico.

Se realizan, no obstante, varias consideraciones. La primera es que se aseguran los fondos para una correcta financiación del yacimiento. La segunda es que se establezcan una serie de planes concretos para minimizar el impacto de las parcelaciones ilegales en el entorno. En concreto, se reclama un programa de paisajismo para toda la superficie que rodea Medina Azahara. Desde el principio, se sabía que el descontrol urbanístico corría en contra de la candidatura. Los expertos que trabajan para la Unesco creen que hay que trabajar para evitar sus efectos.

Además, se propone una especial vigilancia para toda la zona que va desde el Canal del Guadalmellato hasta la parcelación de las Pitas (Pintas, en el documento de la Unesco). Prevé también que las autoridades españolas realicen un nuevo programa operativo con el objetivo de actualizar los indicadores de preservación del patrimonio que se lleva a cabo en Medina Azahara.

La decisión de la Unesco será un fuerte tirón para el yacimiento pero también para el conjunto de la ciudad. Pocas ciudades como Córdoba tienen hasta tres declaraciones de Patrimonio de la Humanidad. La original de 1984 sirvió para designar a la Mezquita-Catedral. En 1994, se amplió a la totalidad del Casco Histórico. Hace cinco años se consiguió la de los Patios en su modalidad de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.
La Historia en mayúsculas

Medina Azahara se fundó en el año 940 de nuestra era por el califa Abderramán III como un nuevo emplazamiento del poder del Califato de Córdoba. Fue, a la vez, una corte y un ejemplo del poderío que la dinastía omeya quería imprimir a su reinado. Allí se dieron cita políticos, altos funcionarios, científicos y poetas de su época.

Su relevancia duró muy poco. Fue destruida durante una revuelta interna dentro del Califato en torno a 1010 y, a partir de entonces, fue un lugar abandonado, cantera de algunas de las viviendas más bellas que hoy pueden verse en el Casco Histórico de Córdoba. Unas excavaciones realizadas hace aproximadamente un siglo dieron con los primeros hallazgos. Generaron el primero proceso de protección arqueológica sobre el emplazamiento y motivaron las primeras excavaciones sistemáticas sobre el terreno.
Un rectángulo perfecto

Medina Azahara es un rectángulo de terreno casi perfecto de 1.500 metros del este al oeste y 750 metros del norte al sur. Su empazamiento, en el piedemonte de Sierra Morena, se pensó para que fuera visible desde un paisaje que abarca los 50 kilómetros en total. Las investigaciones posteriores han permitido una identificación bastante exacta de las distintas estancias y también de la red de caminos creados para llegar a ella. La superficie excavada es de un 11 por ciento de la superficie real de la ciudad palatina. El resto se conoce por los estudios realizados en el subsuelo mediante ortofotos y otras técnicas similares.

Medina Azahara, propiedad de la Junta de Andalucía, está integrada en la red de lugares de relevancia arqueológica con una cierta autonomía de gestión. El actual director es Alberto Montejo. El sueño de ser Patrimonio de la Humanidad lleva gestándose muchos años aunque se registró oficialmente en 2015 una vez que quedó expedito el camino para los Dólmenes de Antequera.